Dudas sobre la menstruación en el puerperio

Tras el parto la vuelta a la ovulación se retrasa durante varios meses, dependiendo el número de éstos de si la reciente mamá da de mamar a su bebé o no: en el caso de no dar el pecho suele reiniciarse la ovulación a los dos meses del parto, y si se da el pecho de forma exclusiva se retrasa unos meses más, dependiendo de la frecuencia con la que se dé de mamar, aunque no es exacto y depende de cada mujer. Esto sucede porque las diferentes hormonas se regulan con el objeto de producir leche, dejando la ovulación en un segundo plano e inhibiéndola.

Dudas sobre la mensturación en el puerperio

¿Puedo quedarme embarazada aunque todavía no esté menstruando?

Sí, es posible. La lactancia retrasa la ovulación y los primeros sangrados se suelen producir sin ésta, pero a veces sucede; no es posible determinar cuándo una mujer va a volver a ovular, por lo que la prevención del embarazo debe reanudarse al mismo tiempo que lo haga la actividad sexual. En los primeros meses no es recomendable utilizar métodos hormonales, siendo preferibles los métodos barrera, como el preservativo.

¿Se pueden usar tampones?

Cuando reaparezca el periodo sí, pero no con el sangrado que sigue al parto o a un aborto, en su caso. El uso de tampones aumentaría el riesgo de infección, ya que la sangre que se elimina en esos días contiene sustancias residuales de la vida que se ha alimentado a través de ella. Es preferible utilizar compresas hasta que este sangrado haya desaparecido por completo y, cuando se reanude el de la menstruación, volver entonces a los tampones si se desea.

Cuando vuelva la regla, ¿se debe suprimir la lactancia?

No. La vuelta del periodo sucede por la autorregulación natural de las hormonas del cuerpo de la mujer, del mismo modo que éste se inhibió para producir leche, por lo que la menstruación y la lactancia son totalmente compatibles. Puede suceder que, con la vuelta del periodo y los nuevos cambios hormonales, la madre esté más cansada o estresada, y disminuya la cantidad de leche que se produce por un efecto indirecto del periodo, pero no hay que preocuparse por esto: el bebé lo compensará haciendo tomas más largas o frecuentes.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados