Todo sobre el parto

Hay cambios físicos y hormonales que indican que el proceso de parto se ha iniciado. Algunas mujeres identifican perfectamente las señales de parto, otras no lo tienen tan claro.

Conocer de antemano las respuestas a estas preguntas : ¿son éstas las contracciones del parto?, ¿cuándo se produce la rotura de la bolsa amniótica?, ¿sabré reconocer las verdaderas contracciones de parto?, ¿qué fases tiene?, ¿en qué consiste la anestesia epidural?, ¿qué es una episiotomía? puede ayudarte a vivir el proceso del alumbramiento de tu bebé con menos ansiedad. 

Síntomas antes del parto

Todo sobre el parto

Encajamiento o descenso del bebé

El bebé puede descender a la pelvis en semanas u horas antes del parto. Como ahora el útero oprime más la vejiga, puede que tengas que ir al baño más a menudo.

Expulsión del tapón mucoso

Una pequeña cantidad de moco espeso ha mantenido sellado el cuello del útero durante los últimos 9 meses para proteger al bebé. Cuando el cuello del útero comienza a dilatarse, puedes expulsar ese tapón (un flujo espeso, blanquecino, rosado o sanguinolento). El parto puede comenzar inmediatamente después de la expulsión del tapón mucoso o bien entre una y dos semanas después. Si la mancha de sangre te parece significativa, debes llamar al médico (puede ser signo de alguna complicación).

Contracciones

Cada mujer siente las contracciones del parto de manera diferente, e incluso la misma mujer puede sentirlas de forma distinta en cada embarazo. Durante las contracciones, el abdomen se endurece. Entre contracciones, el útero se relaja y el vientre vuelve a estar más blando. En general, las contracciones del parto empiezan con un dolor sordo en la espalda y el bajo abdomen y una sensación de opresión en la pelvis. Algunas mujeres las describen como parecidas a los dolores de la menstruación (si bien más intensas). Al contrario que las contracciones de Braxton Hicks, –llamadas de falso parto—, el dolor no cede al cambiar de postura o de actividad.

Características de las contracciones

Parto falso Parto real
¿Con cuánta frecuencia se producen? Son irregulares y distanciadas entre sí.

Son rítmicas, se dan a intervalos regulares y duran entre 30 y 70 segundos. A medida que pasa el tiempo, se dan a intervalos menores.

¿Continúan al cambiar de postura o actividad? Pueden ceder al caminar, al sentarme e incluso desaparecer cuando cambio de postura. Continúan aunque cambie de actividad, movimiento o posición.
¿Qué intensidad tienen?

Son débiles y su intensidad apenas aumenta. También, pueden ser más intensas al principio para luego hacerse más débiles.

Su intensidad va en continuo aumento.
¿Dónde sientes el dolor?

En el abdomen o en a región pélvica.

Comienzan en la zona lumbar y se trasladan al abdomen.

Romper aguas

La rotura de la bolsa amniótica (membrana que contiene el líquido que rodea al bebé durante el embarazo) puede producir una expulsión brusca de líquido o una salida más suave y gradual del mismo (como un chorro continuado).
Dos primeras recomendaciones cuando eso se produzca: anota la hora en que “rompes aguas” y el aspecto del líquido expulsado (lo normal es que sea inodoro y de color claro o pajizo) y llama enseguida al médico para el traslado al hospital.
La mayoría de las mujeres empiezan a tener contracciones regulares antes de romper aguas, pero en algunos casos la rotura se produce antes que éstas. Cuando eso sucede, el parto suele desencadenarse rápidamente. Si las contracciones no se producen por sí solas en un determinado periodo de tiempo, pueden inducirte el parto, ya que el bebé corre más riesgo de infección al no contar con la protección que le proporcionaba la bolsa amniótica.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Qué hacer si se retrasa el parto

    Qué hacer si se retrasa el parto

  • La sala de partos

    La sala de partos

  • La posición de la mujer en el parto

    La posición de la mujer en el parto

  • El ABC del nacimiento

    El ABC del nacimiento