Donación y preservación de la sangre del cordón umbilical

Donación y preservación de la sangre del cordón umbilical

La donación de sangre de cordón consiste en la extracción, procesamiento y almacenamiento de la sangre contenida en la placenta y el cordón umbilical una vez que el bebé ha nacido.

La sangre de cordón contiene numerosas células madre que potencialmente pueden transformarse en cualquier otro tipo de células. Actualmente se utiliza para el tratamiento de algunas enfermedades hematológicas. Muchas de estas afecciones tienen un componente genético, y por ello el autotransplante con la propia sangre no es válido.

Pueden ser donantes de sangre de cordón aquellas mujeres sanas que no tengan riesgo de transmitir ninguna enfermedad infecciosa (hepatitis, VIH…) ni genética, que expresen su deseo de ser donantes y den a luz en un hospital autorizado para realizar extracciones de sangre de cordón.

Las donantes deben cumplir una serie de criterios de inclusión, rellenar un cuestionario y firmar un consentimiento informado.

La extracción de sangre de cordón puede tener dos fines:

Donación:

- Bancos de sangre públicos. Garantizan la conservación de las muestras que cumplen los requisitos exigidos. Tienen una filosofía altruista. Las unidades almacenadas están a disposición de quien lo necesite.

- Donación dirigida. Los bancos de sangre públicos contemplan la donación dirigida entre hermanos para el tratamiento de determinadas enfermedades.

Preservación:

Se trata de empresas privadas, que almacenan la sangre en España o en el extranjero. Sólo es posible su utilización para el propio donante o su familia. Si la persona que necesita la sangre supera determinado peso, no suele ser suficiente  con la bolsa preservada, y es preciso recurrir al banco público.

La página web de la Organización Nacional de Trasplantes (www.ont.es) contiene  información acerca de la donación de sangre de cordón umbilical.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados