¿Para qué sirve medir la altura uterina?

Cada vez que acudes a la consulta prenatal, la matrona o el ginecólogo sacan la cinta métrica y, como si fueran costureras, miden la altura del tu vientre redondeado. Es un modo de “medir” el correcto desarrollo del embarazo.

Altura uterina 

 La altura uterina “mide” el correcto crecimiento del bebé

La altura uterina corresponde a la distancia entre la sínfisis pubiana (una de las articulaciones de la pelvis, situada a la altura del vello púbico) y el fondo uterino (la parte más alta del útero), ambos determinados por palpación.
Para obtener la altura uterina media multiplicamos por cuatro los meses de embarazo. Por ejemplo, a los siete meses de embarazo, la altura uterina es 7 veces 4, o sea, 28 centímetros. Luego comparamos esta cifra con la medida real”, explica Myriam Carette, matrona.
Es importante es que la medida la tome siempre la misma persona, porque es un procedimiento que depende mucho de la toma de referencias.
Pero, atención, la altura del vientre depende a veces de la posición del futuro bebé. Un bebé situado en posición transversal puede hacer que disminuya la altura uterina, al igual que los bebés que tienen tendencia a ocupar la parte baja de la cavidad uterina. Si existen dudas sobre el crecimiento correcto del feto, el médico controlará de cerca el vientre de la futura madre.

 ¿Qué pasa si la altura uterina es menor de lo normal?

Si el facultativo sospecha que existe un retraso en el crecimiento intrauterino, puede optar por la hospitalización completa o de día. El médico solicitará diversas pruebas, especialmente una ecografía, para comprobar el buen desarrollo del futuro bebé.
A veces, la menor altura uterina se debe a la disminución de líquido amniótico u oligoamnios (en el 4% de los casos). “Para el bebé, ese descenso es signo de un retraso en el crecimiento intrauterino. También puede tener consecuencias en su desarrollo pulmonar”, indica Dominique Cabrol, ginecólogo y obstetra.
En caso de anomalía confirmada por ecografía y en función del plazo, el especialista provocará el parto o determinará la hospitalización para seguir de cerca la evolución del embarazo.

¿Y si es mayor de lo normal?

Una gran altura uterina no supone forzosamente que el bebé sea grande. Puede ser síntoma de polihidramnios (en un 3% de los casos), es decir, de un exceso de líquido amniótico.
“Es posible que el feto sufra malformaciones, especialmente del tubo digestivo o del sistema nervioso central. El exceso de líquido hace sospechar de la ausencia de deglución, un mecanismo vital que controla el sistema nervioso”, subraya el doctor Dominique Cabrol.
 “También puede estar ligada a una diabetes insulinodependiente de la madre o a una incompatibilidad de Rh que provoca un edema”, prosigue Dominique Cabrol.
Si la altura uterina parece anormalmente elevada y el final de la gestación está próximo, es probable que el equipo médico opte por provocar el parto.

Anne-Lise Favier con Myriam Carette, matrona, y Dominique Cabrol, ginecólogo y obstetra.

© Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

  • Desarrollo del bebé semana a semana

    Desarrollo del bebé semana a semana

  • Crecimiento del útero en el embarazo

    Crecimiento del útero en el embarazo

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!