Cesáreas en el parto

Cuándo y por qué son necesarias

España está a la cabeza de Europa en número de cesáreas. Aunque la cesárea ayuda a evitar complicaciones en partos de alto riesgo y puede salvar la vida de la madre y/o el niño en situaciones de emergencia.

Cada vez más personas se cuestionan la necesidad de tantas cesáreas como se realizan hoy en día. Para aclarar dudas y conceptos, conviene saber qué es una cesárea, cuándo y por qué está indicada y cuáles son sus ventajas y riesgos.

La cesárea en el parto

parto_cesarea

Una cesárea es el parto que requiere incisiones en la pared abdominal y el útero de la madre para extraer al bebé. Aunque se considera una intervención segura, conlleva más riesgos que el parto vaginal, ya que en éste hay menos probabilidades de infección o sangrado severo.

También, la recuperación del parto vaginal es más rápida y permite volver a casa antes. Dicho esto, las cesáreas ayudan a mujeres con partos de alto riesgo a evitar complicaciones en el quirófano y pueden salvar la vida de la madre y del bebé en situaciones de emergencia.

En general, la cesárea está indicada cuando: 

  • •El bebé viene de nalgas y no ha sido posible colocarlo de cabeza.
  • •El bebé tiene determinados problemas de nacimiento, por ejemplo, espina bífida. 
  • •La madre tiene placenta previa.
  • •La madre tiene algún problema médico capaz de complicar un parto vaginal o poner poner en riesgo su vida o la del bebé, por ejemplo HIV/SIDA o un herpes genital activo. 
  • •La madre ha tenido muchos partos anteriores
  • •La madre ha sido objeto de cirugía abdominal previa o ya ha tenido otra cesárea en un parto anterior, aunque muchas mujeres pueden tener partos vaginales después de haber sido sometidas a cesárea.

Cesárea de emergencia

Algunos partos por cesárea se realizan por emergencias de última hora, cuando se presentan complicaciones durante un parto vaginal. Eso puede ocurrir cuando:

  • • El parto vaginal no progresa como debería, y los medicamentos administrados no surten efecto en ese sentido. 
  • • La placenta se ha separado demasiado pronto de la pared uterina.
  • • Los hombros del bebé han quedado encajados en el canal del parto. 
  • • El cordón umbilical está comprimido, lo cual puede reducir el aporte de oxígeno al bebé, o pasa al canal de parto antes que el bebé, lo que se conoce como prolapso del cordón umbilical. 
  • • El bebé sufre de estrés fetal: su ritmo cardíaco se reduce, no varía o es demasiado rápido o lento. 
  • • La cabeza o el cuerpo del bebé son demasiado grandes como para poder atravesar el canal del parto, algo poco frecuente. Si tu ginecólogo u obstetra recomienda un parto por cesárea en tu caso y tú tienes dudas al respecto, no debes dudar en pedir una segunda opinión a otro especialista.

 En cualquier caso, escucha siempre atentamente la opinión del médico que sigue tu caso: es el que mejor conoce tus circunstancias concretas. 

Cómo transcurre un parto por cesárea

• Después de administrada la anestesia, el médico puede realizar bien una incisión vertical en la piel del abdomen, desde el ombligo hasta donde comienza el vello del pubis o bien una incisión horizontal, lo que se conoce como “corte del bikini”.

A continuación atravesará los músculos del abdomen para acceder al útero, donde realizará otra incisión, que también puede ser vertical u horizontal, esta última se conoce como transversa y cicatriza más rápidamente.

•Una vez realizada la incisión uterina, el médico extraerá delicadamente al bebé, succionará su boca y nariz y atará y cortará el cordón umbilical. Al igual que en el parto vaginal, la madre podrá ver a su bebé inmediatamente. Luego, será atendido por las enfermeras y/o médicos.

•A continuación, el médico extraerá la placenta, suturará el útero y cerrará la incisión abdominal con puntos o grapas, generalmente “caen” solas y no exigen ser retiradas luego.

•Durante el parto por cesárea no sentirás ningún dolor, aunque si sensación de presión o tirantez. La cesárea puede realizarse con anestesia general o epidural.

Las cesáreas de emergencia suelen requerir anestesia general. Con la epidural, perderás las sensaciones de cintura para abajo y no sentirás dolor, pero permanecerás despierta durante el parto.

Riesgos conlleva una cesárea

Aunque las cesáreas tienen una alta tasa de seguridad, tanto para la madre como para el bebé, conllevan los riesgos de cualquier cirugía, entre ellos:

  • •Incremento del sangrado, lo cual puede hacer necesaria una transfusión sanguínea. 
  • Mayor riesgo de infecciones, aunque generalmente se recetan antibióticos para prevenirlas. 
  • Posibles lesiones en el intestino o la vejiga. 
  • Posibles reacciones a medicamentos
  • Mayor riesgo de coágulos sanguíneos. 
  • Posibles lesiones y daños al bebé. 
  • La anestesia epidural local puede llegar al bebé, pero el efecto es mucho menor que con la anestesia general. 
  • Los bebés nacidos por cesárea presentan a veces problemas respiratorios debido a que no han vivido un parto que favorezca la secreción de fluido de sus pulmones. Esta situación suele mejorar espontáneamente en los dos días posteriores al nacimiento.

Comentarios (1)

08 mar 2013 01:45 violetta

que bello juego así todas las niñas aprenderemos de los embarazos
gracias

Artículos relacionados

  • Episiotomías en el parto

    Episiotomías en el parto

  • Inducción del parto

    Inducción del parto

  • Cómo saber si estoy de parto

    Cómo saber si estoy de parto

  • Qué puedo esperar de las clases de preparación al parto

    Qué puedo esperar de las clases de preparación al parto

  • Preparación al parto y educación maternal

    Preparación al parto y educación maternal