Infertilidad masculina: problemas en la eyaculación

Infertilidad masculina: problemas en la eyaculación

Los factores que pueden causar infertilidad en el hombre son trastornos en la producción de esperma o problemas de salud y relacionados con el estilo de vida o factores ambientales

Estos son algunos de los trastornos derivados de un problema en la eyaculación o el coito que pueden ser causa de la infertilidad masculina.

Trastornos sexuales

Eyaculación precoz, disfunción eréctil (impotencia), dispareunia (dolor el el coito) o problemas psicológicos o de relación pueden dificultar o impedir el coito. A su vez, el empleo de algunos lubricantes (como la vaselina) pueden ser tóxicos y alterar el esperma.

Eyaculación retrógrada

Ocurre cuando el semen penetra en la vejiga durante el orgasmo, en lugar de salir a través del pene. Diabetes y cirugías de la vejiga, la próstata o la uretra, e incluso algunos medicamentos, pueden provocar este problema.

Bloqueo del epidídimo o de los conductos eyaculatorios

Algunos hombres nacen con bloqueos en la parte del testículo que contiene el esperma (epidídimo) o en los conductos eyaculatorios. Otros carecen del tubo que conduce el esperma desde el testículo hasta la abertura del pene (vaso deferente).

Ausencia de semen

Puede darse en varones con lesiones o enfermedades en la columna vertebral.

Hipospadia.

Es una anomalía congénita bastante común en la cual la abertura urinaria (de la uretra) se sitúa en la cara inferior del pene, en lugar de en la punta. Si no se corrige quirúrgicamente, puede impedir que el esperma llegue al cuello uterino.

Anticuerpos antiespermáticos

Pueden atacar a los espermatozoides y debilitarlos o alterarlos. El problema suele aparecer tras el bloqueo de parte del vaso deferente por una vasectomía. De hecho, la presencia de estos anticuerpos puede complicar la reversión de la vasectomía.

Fibrosis quística

A menudo, los hombres que padecen fibrosis quística carecen de vaso deferente o lo tienen obstruido. Otras causas de la infertilidad masculina

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados