Tranquilidad emocional y embarazo

Tranquilidad emocional y embarazo

Compartir con tu pareja tus inquietudes y preocupaciones puede reducir la tensión emocional.

Durante el embarazo, se presta especial atención al cuidado del estado físico: aumento de peso, dieta, molestias musculares, ejercicio… El cuidado del estado emocional también es fundamental. Reducir la tensión, combatir los pensamientos negativos y mantener un estado de calma contribuyen a la evolución normal del embarazo.

Es aconsejable intentar disfrutar cada día de momentos de tranquilidad emocional. Para ello, se pueden utilizar los siguientes recursos:

Técnicas de relajación. Dentro del programa de Educación Maternal, la matrona te mostrará diferentes métodos de relajación que tú misma puedes desarrollar regularmente.

Respiración. Adquirir una posición cómoda y realizar respiraciones profundas también es una forma de relajación.  Durante la práctica, trata de fijar tu atención única y exclusivamente en la respiración.

Escuchar música. Es interesante que tú misma selecciones aquellas músicas que te transmiten tranquilidad y te pongas en una posición confortable para escucharlas. Evita realizar otras actividades simultáneamente.

Dialogar con la pareja. Compartir con tu pareja tus inquietudes y preocupaciones puede  reducir la tensión emocional.

Fisioterapia. Si sufres dolores musculares en el cuello, la espalda o las piernas, la el tratamiento fisioterápico puede aliviar tales molestias.

 

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados