Prevención de las enfermedades de transmisión sexual

Cómo prevenir las ETS en la pareja y el embarazo

El término enfermedades de transmisión sexual (ETS) se utiliza para identificar por su mecanismo de transmisión, el contacto sexual, a un grupo de enfermedades infecciosas causadas por un grupo heterogéneo de microorganismos.

Las ETS pueden afectar a la relación de la pareja, y es especialmente importante cuidar la salud sexual durante el embarazo, unos meses en los que es fácil contraer infecciones vaginales.

Las Enfermedades de Transmisión Sexual más frecuentes

Prevención de las ETS

Las ETS figuran entre las infecciones más frecuentes y abarcan unos 30 tipos de infecciones diferentes. Las más frecuentes son la sífilis, la gonococia, el SIDA y la hepatitis (estas dos últimas pueden transmitirse por otras vías diferentes a la sexual).

Los riesgos de las ETS en el embarazo

Las mujeres son especialmente vulnerables, puesto que la transmisión de las ETS suele ser más fácil de varón a mujer que viceversa. Además, por razones anatómicas y fisiológicas son más susceptibles de desarrollar cáncer genital tras la infección por el Virus del Papiloma Humano y de tener complicaciones más graves, como la enfermedad inflamatoria pélvica.

No hay que olvidar que es posible también que la mujer embarazada transmita la enfermedad al feto o al recién nacido en el momento del parto, lo que puede dar lugar a consecuencias graves para la salud del recién nacido.

Existen otros factores sociales, culturales y de atención sanitaria que, junto con el comportamiento individual, determinan el riesgo de adquirir una ETS. En muchas ocasiones los síntomas iniciales que producen las enfermedades de transmisión sexual son poco llamativos y pueden pasar inadvertidos. Esto hace que personas infectadas transmitan la enfermedad sin saberlo, contribuyendo a su expansión.

Cómo prevenir las Enfermedades de Transmisión Sexual

  • Utilizar métodos anticonceptivos (principalmente el preservativo u otros métodos de barrera) si se mantienen relaciones sexuales con una pareja no habitual, o bien si la pareja tiene alguna ETS.
  • Lavarse las manos antes y después de mantener una relación sexual
  • Realizarse pruebas para detectar las ETS que presentan algunos de los síntomas nombrados, que pueden confundirse con otros. Es especialmente importante realizarse la prueba del SIDA regularmente.
  • Evita compartir toallas o ropa interior, por ser poco higiénico y una posible forma de contagio
  • Mantén una buena higiene íntima.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados