Postura en el trabajo durante el embarazo

Postura en el trabajo durante el embarazo

Durante el embarazo, puedes desarrollar tu trabajo habitual siempre y cuando no exista contraindicación médica.

La ganancia de peso, los cambios hormonales y la adaptación postural característicos de la gestación son el origen de diversos cambios musculo-esqueléticos. A nivel de la espalda, la embarazada tiende a la hiperlordosis (aumento de la curvatura a nivel lumbar), pudiendo presentar dolor y molestias musculares.

Si en el trabajo debes permanecer mucho tiempo en la misma posición, las siguientes recomendaciones te ayudarán a aliviar el dolor de espalda:

-  Si tienes que estar de pie y quieta, apoya alternativamente cada pie sobre un objeto a pequeña altura y dobla de vez en cuando las rodillas para descargar la espalda.

-  Si tienes que estar sentada delante de un ordenador, apoya la espalda recta sobre el respaldo de la silla, pon las piernas en ángulo recto con el suelo o cruzadas a la altura de los tobillos, dobla los codos en ángulo recto y mantén las muñecas rectas sobre el teclado.

Es aconsejable descansar periódicamente para ir al aseo, beber agua o comer algo. Aprovecha las pausas para caminar durante unos minutos. Recuerda que el ejercicio contribuye a disminuir el malestar y la rigidez muscular.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

 

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados