Posiciones favorables durante el trabajo de parto

Posiciones favorables durante el trabajo de parto

El parto es un proceso largo y laborioso. Recuerda que una actitud positiva y confiada puede favorecer su progresión.

El periodo de dilatación comienza cuando las contracciones son regulares  (2-3 contracciones cada 10 minutos) y el cuello del útero está borrado y dilatado 2-3 centímetros. Termina cuando se alcanza la dilatación completa (10 centímetros). El periodo expulsivo se inicia cuando la dilatación es completa y finaliza con el nacimiento del bebé.

Durante el trabajo de parto, se suele realizar un registro continuo de la frecuencia cardiaca del bebé y de la dinámica uterina (contracciones). Mediante  exploraciones vaginales seriadas se valora el progreso del parto.

Si el personal sanitario no te lo contraindica, es conveniente que durante el trabajo de parto adoptes las posiciones que te resulten más confortables y cambies de postura con frecuencia. Recuerda que las posiciones verticales, por estar a favor de la gravedad, pueden facilitar el descenso de tu bebé:

Sentada. En un sillón, en una pelota… Puede aliviarte el dolor de la parte baja de la espalda.

Cuadrúpeda (a 4 patas). Permite aplicar calor y dar masaje en la zona lumbar para aliviarte las molestias.

En cuclillas. Utiliza esta posición durante breves periodos de tiempo puesto que es más cansada.

De rodillas. En el suelo o en la cama, con la posibilidad de reposar los brazos sobre tu pareja o sobre almohadas.

De pie. Caminar o mover las caderas puede ayudar a sobrellevar el dolor y favorecer al avance del parto.

Tumbada de lado. Es la postura más idónea si deseas permanecer acostada, ya que reduce la intensidad de las contracciones y no comprime los grandes vasos sanguíneos.

En caso de utilizar analgesia epidural, la movilidad se encuentra reducida y es posible que no puedas adoptar algunas de las posturas sugeridas.

No olvides que la matrona o el obstetra  te orientarán en cada momento sobre las posiciones más convenientes y resolverán tus dudas.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados