Por qué dejar de fumar durante el embarazo

Si dejas de fumar tendrás un embarazo, un parto y un bebé sanos

Fumar está totalmente desaconsejado durante el embarazo pero, ¿sabes por qué? Si estás planeando un embarazo, debes intentar mantener hábitos de vida saludables. Fumar es perjudicial para ti, para tu embarazo, para el parto y tu futuro bebé.

El consumo de tabaco durante el embarazo está asociado a bebés de bajo peso al nacer, al aumento del riesgo de parto pretérmino, a la muerte fetal y a los abortos espontáneos, así como al aumento del riesgo de infecciones del tracto respiratorio en el recién nacido.

Abandona el tabaco por ti y por tu bebé

El riesgo del tabaco durante el embarazo

Si estás embarazada y tienes dudas o dificultades para dejar el tabaco, sería bueno que supieras que el humo del cigarrillo contiene más de 2.500 productos químicos. No se sabe con certeza cuáles son nocivos para el desarrollo del bebé, pero se cree que tanto la nicotina como el monóxido de carbono pueden hacer que el embarazo no sea sano y que no llegue a buen puerto.

Los expertos coinciden con que una mujer fumadora puede generar un bebé con un sistema inmunológico débil o con bajo peso. Fumar, además, retrasa el crecimiento del feto y aumenta el riesgo de parto prematuro, es decir, antes de las 37 semanas de gestación. Los bebés prematuros y con bajo peso al nacer tienen mayores riesgos de sufrir problemas graves de salud durante los primeros meses de vida, incapacidades permanentes, como parálisis cerebral o retraso mental.

Si estás pensando en dejar de fumar ten en cuenta que:

- Tendrás más posibilidades de tener un embarazo, un parto y un bebe más sano.

- Tu bebe soportará mejor cualquier posible complicación en el parto.

- Disminuye el riesgo de tener un parto prematuro y todas las complicaciones asociadas a la prematuridad, como son problemas respiratorios, de alimentación, etc.

- Tu bebé tiene menos posibilidades de nacer bajo-peso y tener problemas de regulación de la temperatura.

- Mejorará la salud de tu bebé a largo plazo. Los niños que tienen padres fumadores tienen más riesgo de sufrir asma y otras enfermedades respiratorias.

- Disminuye el riesgo de muerte súbita.

Tan pronto como dejes el tabaco, mejor. Proteger tu embarazo y tu futuro bebé del tabaco es una de las mejores cosas que puedes hacer para que tu hijo empiece su vida de forma saludable.

Rita Salvador
Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados