Molestias en las piernas en el embarazo

Transtornos en el tren inferior en la mujer embarazada

Los trastornos de tipo cansancio, inquietud, sensación de peso y tensión en las piernas, hormigueo nocturno y calambres en las pantorrillas, pies hinchados y varices que aparecen pronto o aumentan durante el embarazo.

Son problemas frecuentes del desarrollo del embarazo y que no tienen ningún tipo de riesgo para la mujer. No obstante es conveniente calmarlos con algo de ejercicio y dieta sana.

Problemas frecuentes en las piernas de las embarazadas

molestias_piernas

Estos problemas son especialmente frecuentes:  

  • Si en la familia existen antecedentes de enfermedades venosas.
  • Si ya existía una enfermedad venosa antes del embarazo.  
  • Si no se trata del primer embarazo.  
  • Si la mujer embarazada pasa mucho tiempo sentada o de pié.
  • Si hace poco deporte o lleva una vida sedentaria.
  • En épocas de mucho calor. Estas molestias no suponen sólo una limitación del bienestar de la embarazada y una perturbación estética, sino que conllevan también posibles riesgos por inflamación de las venas patológicamente dilatadas.

Existen, por tanto, razones suficientes para intentar prevenir los problemas en las piernas o para aliviarlos:

  • Porque tienen una evidente repercusión estética.
  • Porque perturban notablemente la sensación de bienestar en el embarazo.
  • Porque representan un riesgo de inflamaciones venosas y de trombosis.

Trucos para evitar las molestias de piernas

  • Evitar lo más posible el estar de pié quieta durante el embarazo.  
  • No estar sentada demasiado baja, evitar el borde duro de las sillas.  
  • Andar mucho; pasear por terreno llano.  
  • La natación es quizá el mejor deporte para los problemas venosos.  
  • En el lugar de trabajo o si se está mucho rato sentada (p.ej. avión, teatro) mover las piernas con frecuencia activamente, levantarse un ratito y usar medias de compresión.  
  • Evitar los baños calientes y la insolación prolongada (los vasos se dilatan aún más).  
  • En días calurosos o en los que se han hecho grandes esfuerzos, refrescar activamente las piernas (chorros de agua fría, empezando por los pies y siguiendo hacia arriba).  
  • Por la noche o durante las pausas de reposo diarias, elevar ligeramente las piernas estando en posición cómoda.  
  • Ponerse, sin falta, todas las mañanas las medias de compresión. Las mujeres embarazadas que desean prevenir las varices o que ya tienen problemas en las venas de las piernas, tienen buenos argumentos para llevar medias de compresión durante el día por un período de 9 meses. 
  • En la pierna se trata de evitar o disminuir las consecuencias del estancamiento de la sangre (varices, hinchazones, molestias).  
  • Los efectos positivos sobre la circulación materna tienen una gran importancia también sobre el niño.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Sobrepeso y embarazo

    Sobrepeso y embarazo

  • Pruebas analíticas durante el embarazo

    Pruebas analíticas durante el embarazo

  • Etapas del embarazo: segundo trimestre

    Etapas del embarazo: segundo trimestre

  • Controles de orina durante el embarazo

    Controles de orina durante el embarazo

  • Calambres del embarazo

    Calambres del embarazo