Hidratación y embarazo

Hidratación y embarazo

Durante el embarazo, mantener un buen estado de hidratación es fundamental.

Además de cubrir las necesidades del bebé, un aporte hídrico adecuado puede ayudar a prevenir las cefaleas, el estreñimiento, los mareos y las contracciones uterinas.

Se recomienda beber unos 2 litros de agua diariamente. También puedes beber zumos, leche o bebidas isotónicas. No olvides que las frutas y verduras están compuestas fundamentalmente por agua.

Si vives en un clima cálido o realizas ejercicio es posible que sudes más; en estos casos, deberás incrementar la ingesta de líquidos. Recuerda que si estás bien hidratada, tu orina será casi transparente. Por el contrario, una escasa ingesta de líquidos dará como resultado una orina de color amarillo oscuro.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados