Exceso de peso y embarazo

Problemas y complicaciones de la obesidad durante la gestación.

La obesidad aumenta el riesgo de parto prematuro y de padecer diabetes e hipertensión. El aumento de peso es una de las cosas que más preocupan a las embarazadas. Además de las razones estéticas, engordar demasiado durante el embarazo aumenta el riesgo de complicaciones y de parto prematuro. A la vez, ganar menos kilos de los que se aconsejan conlleva sus propios riesgos. Estos puntos pueden ayudarte a aclarar conceptos

El peso durante el embarazo

Exceso de peso y embarazo

Se considera adecuado un aumento de entre 11 kg a 16 kg en todo el embarazo (la cifra menor correspondería a las mujeres de estatura baja y la más elevada, a las mujeres altas). En general, se aconsejan aumentos mayores a las mujeres con bajo índice de masa corporal (IMC) y aumentos menores a las mujeres con exceso de peso.

Calcula tu índice de masa corporal

Para averiguar tu IMC, divide tu peso en kilos por la altura en metros al cuadrado (por ejemplo, 60:1,65x1,65= 22). Un IMC superior a 24,9 se considera exceso de peso. Un IMC menor de 18,5 se considera bajo peso. Un IMC de 30 indica obesidad leve. Por encima de 40, se considera obesidad mórbida.

Si cuando te quedaste embarazada tenías un IMC menor de 18,5, quizá deberías aumentar entre 12 y 17 kilos: las mujeres con bajo IMC tienen más probabilidades de dar a luz niños con bajo peso.

Si cuando te quedaste embarazada estabas por encima del peso normal (un IMC mayor de 24,9) quizá no debas aumentar más de 7 a 11 kg durante el embarazo. Las mujeres obesas o que engordan mucho durante la gestación tienen mayores probabilidades de desarrollar diabetes gestacional y preeclampsia y de tener dificultades durante el parto.

Bajo peso durante el embarazo

Ganar poco peso durante el embarazo también es factor de riesgo. Un aumento de menos de 5 kg aumenta considerablemente el riesgo de parto prematuro y podría repercutir en el desarrollo del feto.

Consejos para no tener sobrepeso en el embarazo

Para no aumentar demasiado de peso, has de revisar tu dieta de embarazada. Lo mejor es incrementar el consumo de alimentos frescos y reducir el de grasas saturadas, féculas y dulces. Sin embargo, no debes seguir dietas hipocalóricas durante el embarazo. Son perjudiciales para el desarrollo del bebé.

Lo mejor es que aumentes de peso lenta y sostenidamente, pero no te preocupes si engordas poco durante el primer trimestre: lo compensarás sin duda en los meses siguientes. También, algunas embarazadas tienen periodos en los cuales aumentan varios kilos en poco tiempo y luego se estabilizan. Lo importante es controlar el aumento de peso total.

Distribución de los kilos en el embarazo

Feto: 3.500 gr
Grasa materna: 3.200 gr
Líquido de tejidos maternos: 1.400 gr
Volumen sanguíneo materno: 1.250 gr
Aumento del útero: 900 gr
Líquido amniótico: 800 gr
Placenta: 700 gr

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados