Comer durante los viajes estando embarazada

Estamos en pleno verano, y es posible que tengas planificado algún viaje para disfrutar más de tus vacaciones. Y ya sea en avión, coche, tren… pasarás unas cuantas horas en algún medio de transporte, limitando tus necesidades de embarazada a las condiciones del que hayas elegido. Como todo, es posible resolver esto con previsión y organización, y por si te atascas o necesitas ideas, aquí te damos unos cuantos consejos

En el avión
-Infórmate en tu agencia de viajes de si servirán comida en el vuelo o será posible comprarla. Algunas compañías incluso dan a la opción de elegir menús para vegetarianos o celíacos. Si en la agencia no disponen de esta información puedes también llamar a la propia compañía.

-Tanto si te van a servir comida como si no, lleva un tentempié (o una comida) por si lo que hay finalmente en el menú no te gusta, no puedas comerlo o no te satisfaga. Además, cuenta con la posibilidad de un retraso en el vuelo, que muchas veces se padece estando ya en la pista de despegue, lejos de las “comodidades” de la terminal. Buenas ideas para esto son los bocadillos, “tuppers” de ensalada y tentempiés ligeros, por si a lo largo del vuelo te apetece picar algo más.

-Mantén la hidratación. El ambiente dentro del avión es muy seco, por lo que necesitarás un extra de hidratación a la ya de por sí abundante que requiere tu embarazo. Además, las probablemente frecuentes visitas al baño que hagas te vendrán bien para estirarte y favorecer la circulación de las piernas.

En tren o coche
-Si vas a ir en tren, infórmate también de qué opciones tendrás para comer durante el viaje, y aunque haya vagón cafetería, lleva también algún bocadillo y tentempiés.

-En coche, consulta en una guía de viajes en qué lugares podrá encontrar estaciones de servicio o áreas de descanso y si disponen de restaurante.

-Para preveer los imprevistos, prepara una bolsa de aperitivos sanos, como fruta, sándwiches, galletas…

-Añade al equipaje una “neverita” con bebidas frías.

-Y aunque te surja el impulso, recuerda no “atiborrarte” durante las paradas que hagas: las tiendas de las estaciones para repostar gasolina están llenas de estantes con variedad de bollería industrial y patatas fritas, pero probablemente allí también puedas encontrar otras opciones que se ajusten más a tu dieta.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados