Comer dulces en el embarazo

Inconvenientes de tomar demasiados dulces, chucherías o snacks en la gestación

Una buena alimentación contribuirá a que el embarazo, el parto y el puerperio se desarrollen con normalidad. Por lo tanto, desde el inicio de la gestación has de cuidar tus hábitos alimentarios y evitar comer dulces en el embarazo de forma habitual. El objetivo es adoptar una dieta variada y equilibrada, que aporte todos los nutrientes esenciales.

Dulces y bollos en el embarazo

Comer dulces en el embarazo

Recomendaciones generales:

- Realiza 5 comidas al día poco copiosas, para facilitar las digestiones.

- A la hora de comer, siéntate y tómate el tiempo necesario. Mastica bien los alimentos.

- La base de la alimentación serán los hidratos de carbono: arroz, pasta y cereales.

- Las proteínas del huevo, la carne y el pescado también son imprescindibles.

- Limita el consumo de grasas: embutido, piel de ave, hamburguesas, salchichas…

- Incrementa el consumo de hortalizas y verduras, con la precaución de lavarlas escrupulosamente antes de la ingesta.

- Toma 2-4 piezas de fruta diariamente, pues son una rica fuente de vitaminas.

Aunque no es aconsejable la ingesta habitual de productos tipo snacks (patatas fritas, cortezas, galletitas saladas…) o dulces (helados, bollos, chocolate…), puedes tomarlos ocasionalmente. Siempre y cuando sigas unos hábitos alimentarios saludables, en determinados momentos puedes hacer una excepción.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados