Cambios en las mamas al final del embarazo

Recta final del embarazo. Cambios físicos

Durante el embarazo, las mamas se preparan para la lactancia aumentando su volumen. Los pezones y las areolas se oscurecen, y se incrementa su sensibilidad.

En el tercer trimestre puede aparecer una secreción amarillenta precursora de la leche llamada calostro. El tamaño y la forma de las mamas son muy variables, pero no influyen en la capacidad de producir leche ni en su calidad.

La leche materna es el alimento más completo que puede tomar el bebé, ya que su composición se va adaptando a las necesidades de cada etapa. El calostro se secreta durante los primeros días posteriores al parto. Es espeso y amarillento; su volumen puede variar de 2 a 20 ml por toma. Contiene proteínas, vitaminas, minerales y numerosos anticuerpos. Además de proteger al bebé frente a infecciones, es un laxante natural que favorece la expulsión del meconio.

La leche de transición se produce entre el 4º y el 15º día de puerperio. Su volumen aumenta progresivamente. La leche madura se secreta a partir del 15º día postparto, produciéndose diariamente un volumen de 700-900 ml. Contiene agua, lactosa, grasa, minerales y vitaminas.

Es conveniente comenzar la lactancia materna en la primera media hora de vida. Nada más nacer, el recién nacido se encuentra muy despierto y es capaz de realizar un buen enganche y succión, estimulando así la liberación de las hormonas maternas implicadas en la producción y secreción de leche.

Aurora Fernández-Cañadas.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados