Cambios en el olfato durante el embarazo

El olfato y el gusto en la gestación

Muchas embarazadas en sus primeras semanas sufren aversión a ciertos alimentos como el café o el te. Ocurre lo mismo con los olores, algunas embarazadas las resulta realmente molesto el olor de alimentos fritos u olores intensos como perfumes o inciensos.

Esto puede provocar náuseas y mareos realmente incómodos para la mujer y  se debe principalmente al cambio hormonal que experimenta el cuerpo durante las primeras semanas de gestación.

Normalmente se produce una sensibilidad excesiva hacia los olores denominada hiperosmia, que en algunas mujeres puede llegar a provocarlas náuseas y vómitos durante los primeros meses,  incluso durante toda la gestación.

Sin embargo, mientras que unas perciben exageradamente los olores, otras gestantes pierden totalmente el sentido del gusto y el olfato. Es una situación menos común pero ocurre también en el primer trimestre de embarazo como resultado de la congestión de las mucosas nasales.

Los sabores ácidos o muy dulces son los que suelen preferir las futuras madres. Por un lado la disminución del ácido clorhídrico segregado en el estómago para digerir los alimentos, produce que el cuerpo necesite compensar esta reducción con alimentos como el limón, o los pepinillos. Asimismo, el mayor consumo de azúcar en el organismo hace que las gestantes tengan antojos de dulces.

Algunos médicos dudan de si se trata de un fenómeno real. Sin embargo, si tu gusto y tu olfato esta mucho más esquisito, evita las cosas que no te agraden o te produzcan malestar porque tus sentidos volverán a la normalidad después de que nazca el bebé.

 

Ana Tejeda. Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados