Molestias del embarazo: dudas íntimas III

Médicos y matronas ejercen su labor para guiar el caso de cada embarazo de forma única, puesto que cada gestación y cada mujer es diferente. Seguramente eres consciente de ello, pero si a pesar de esto te surgen dudas que por pudor prefieres no consultar con un especialista, tal vez aquí encuentres alguna orientación.

¿Es normal tener más flujo o picores en la vagina durante el embarazo?
Sí y no, respectivamente. En el caso del flujo es normal, debido a los cambios hormonales, que aumente la cantidad de moco cervical, sobre todo durante el último trimestre de embarazo. Pero es conveniente asegurarse de que ese flujo es “normal”, pues variaciones en su color y olor pueden indicarnos la existencia de alguna infección vaginal. El flujo debería tener un color blanquecino y un olor no muy fuerte; en caso de percibir una coloración anormal, una textura demasiado densa (aspecto de yogur), mal olor o demasiado fuerte, o incluso sequedad vaginal, es necesario acudir al médico.

En cuanto al picor, sobre todo si se percibe en la zona interior de la vagina, no es normal en ningún caso: es un síntoma de infección o de irritación –tal vez debido al uso de jabón con un ph superior al de la vagina y que produzca sequedad-. En el caso de los picores también se debe consultar con el médico para descartar la infección y sustituir el jabón que se use para la higiene personal por un jabón íntimo, fácil de encontrar en farmacias. Para reducir esta molestia hasta que se solucione, es recomendable utilizar ropa interior de algodón.

¿Cómo aliviar las hemorroides que se producen durante el embarazo?
El problema de las hemorroides es uno de los cambios corporales más molestos que se pueden producir durante el embarazo, pues no desaparecen tras éste. Está provocado por la presión que ejerce el útero, a medida que el bebé crece, sobre el aparato digestivo, pues la circulación se dificulta, y las venas de la vulva y el ano se hinchan provocando dolor estas últimas e incluso sangrado. Para prevenirlas, las recomendaciones son las mismas que para evitar la hinchazón generalizada en el cuerpo de la embarazada durante la gestación, especialmente en las últimas semanas: una dieta rica en fibra para prevenir el estreñimiento típico del embarazo (ejerce más presión en la zona), beber mucha agua y hacer ejercicio moderado pero constante, como caminar durante al menos una hora diaria.

Si no ha sido posible evitarlas y ya han aparecido, se pueden aliviar con pomadas (consultar con el farmacéutico las contraindicadas para el embarazo) y aplicando frío en la zona, bien sea a través de baños o incluso aplicando hielo.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Esclerosis sistémica

    Esclerosis sistémica

  • Anemia y embarazo

    ¿Es normal tener anemia en el embarazo?

  • Alergia a los ácaros

    Alergia a los ácaros

  • Enfermedad vascular cerebral

    Enfermedad vascular cerebral

  • Endoscopia terapéutica

    Endoscopia terapéutica