Esclerosis múltiple y embarazo

Esclerosis múltiple y embarazo

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune que afecta al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal).

Afecta más a las mujeres que a los hombres. Por lo general, el trastorno comienza entre los 20 y los 40 años, pero puede aparecer a cualquier edad. La esclerosis múltiple cursa en brotes, es decir, alterna periodos de recaída y periodos de remisión.

Los síntomas más frecuentes son: fatiga, trastornos visuales (visión borrosa y disminución de la agudeza visual), problemas de equilibrio y coordinación, alteraciones de la sensibilidad (hormigueo y debilidad muscular).

Los objetivos del tratamiento son controlar los síntomas y retrasar el progreso de la enfermedad. El embarazo no empeora el curso de la esclerosis múltiple. Puede aumentar algunos de los síntomas  existentes como fatiga, incremento de la frecuencia miccional, estreñimiento… pues la gestación ya de por sí puede producir dichas manifestaciones.

De hecho, el embarazo parece tener un efecto protector sobre la enfermedad. Durante la gestación, la mujer con esclerosis múltiple tiende a experimentar menos brotes.

Los primeros meses después del parto podría existir un aumento del riesgo de aparición de brotes. En dicho caso, un adecuado soporte familiar será fundamental para llevar a cabo los cuidados del bebé. Si padeces esclerosis múltiple y te quedas embarazada, los profesionales sanitarios te orientarán sobre las medidas a adoptar en cada momento.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Esclerosis sistémica

    Esclerosis sistémica

  • Anemia y embarazo

    ¿Es normal tener anemia en el embarazo?

  • Alergia a los ácaros

    Alergia a los ácaros

  • Enfermedad vascular cerebral

    Enfermedad vascular cerebral

  • Endoscopia terapéutica

    Endoscopia terapéutica