Bebés que nacen en posición de nalgas

Un 3 por ciento de los bebé nacen en la posición de nalgas

La posición alterna de parto más común es la presentación de nalgas, en la cual, es la nalgas del bebé que se posiciona hacia abajo. El nacimiento en posición de nalgas se puede presentar de dos diferentes formas:
- Presentación de nalgas completa, es decir, cuando sobresalen las nalgas del bebé y tiene las rodillas flexionadas.
- Presentación de nalgas franca, cuando las piernas del bebé están extendidas hacia arriba, con los pies cerca de la cabeza.

Dar la vuelta al bebé en el parto

Cuando el bebé nace de nalgas

Aproximadamente un 3% de los bebés adoptan la posición de nalgas al acercarse la fecha del parto.

Los bebés pueden girarse y cambiar de posición hasta el mismo día del parto, aunque lo mas habitual es que se den la vuelta y se dispongan de cabeza entre la semana 32 y 36 de gestación. Pasada la semana 38 las posibilidades de girarse disminuyen, ya que el espacio dentro del útero cada vez es menor.

Por qué hay bebés que nacen de nalgas

No se sabe la causa de porque algunos bebés adquieren esta posición, pero sí hay algunos factores que la favorecen:

• Los partos prematuros debido a que al bebe no le ha dado tiempo a colocarse.
• Anomalías uterinas que no permiten al bebe que adopten la posición adecuadaza.
• Bebés demasiado grandes que no tienen espacio para girarse.
• Exceso de líquido amniótico que puede permitir al bebé más movimientos.
• Placenta previa que cubre parcial o totalmente el cuello uterino.
• Embarazos gemelares.

La mejor posición para nacer el bebé

Se pueden realizar ejercicios durante las últimas 8 semanas de gestación, como balanceos pélvicos, andar a gatas o colocarse de rodillas, separando éstas ligeramente e inclinándose hasta que el pecho toque el suelo y casi el vientre. No existe evidencia científica de que estos ejercicios funcionen pero tampoco te harán ningún daño.

También se puede dar la vuelta a un bebé mediante una versión cefálica externa (VCE) que va a ser realizada por un ginecólogo bajo la guía de una ecografía y consiste en girar con suavidad al bebé aplicando sus manos sobre el vientre de la madre. Se realiza en el hospital y controlando continuamente el estado del bebé. La mayoría de bebés permanecen con la cabeza hacia abajo pero unos pocos recuperan su posición original de nalgas. Ana Tejeda Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados