Entrevista a Pablo Cruz

Responsable editorial de Anaya infantil y juvenil

"Un buen libro debe hacernos sentir diferentes después de leerlo"

El Grupo Anaya es actualmente líder en edición educativa en España, especialización que se gestó desde la misma fundación de Ediciones Anaya por Germán Sánchez Ruipérez, en Salamanca, en 1959. 

A lo largo de las siguientes décadas se extendió la edición educativa, basada sobre todo en la publicación de textos escolares, hacia otras actividades editoriales, con nuevas empresas editoriales y colecciones en el campo de la edición en general. También se crearon ramas educativas en Cataluña y el País Vasco (Editorial Barcanova en 1980 y Haritza en 1996) para abordar la realidad cultural y lingüística de estas comunidades.

En 2004 el Grupo Anaya pasó a formar parte del Grupo Hachette Livre. Desde entonces opera en los campos de la educación, la cultura, lo profesional, el ocio y el entretenimiento.

Pablo Cruz es el actual responsable editorial de Anaya infantil y juvenil, una de las líneas de materiales complementarios educativos de la editorial Anaya.

Háblanos de ese universo escondido, que a veces no vemos los lectores, pero que existe detrás de cada empresa. ¿Cuál es el alma de Anaya infantil y juvenil?

El oficio de editor es uno de los más desconocidos. La gente no es consciente de la cantidad de profesionales que interviene en la creación de un libro, desde que recibimos el manuscrito de un autor hasta que el libro terminado se pone a la venta. Editores, maquetistas, diseñadores, ilustradores, correctores, impresores, comerciales, libreros... Todos ellos hacen posible que el libro llegue a manos de los lectores, tras un proceso que dura meses. Diría que el alma de nuestro sello son ellos, las personas que trabajan para crear un libro junto a los creadores (autores, ilustradores y traductores). 

¿Qué colecciones incluye?

Tenemos muchos tipos de colecciones, para todas las edades y de todas las temáticas. Si tuviéramos que hacer dos grandes grupos, uno sería el de las lecturas pensadas para el aula, y el otro el de los libros que llegan al lector a través de las librerías. De las más conocidas, yo te diría Sopa de Libros, dirigida a Educación Primaria, o los grandes autores clásicos de Tus Libros Selección. 

¿Cómo está evolucionando el segmento de la edición infantil y juvenil? Textos, ilustraciones, papel y/o pantalla... ¿Se está empezando a leer de otra manera?

Se está empezando a leer en otros formatos, el papel ya no es la única vía de acceder a los libros. Cada lector elige la opción que prefiere, aunque el papel todavía sigue siendo predominante. En el ámbito de la literatura infantil y juvenil, el hecho de que los textos vayan ilustrados hace que los lectores prefieran este soporte. En narrativa juvenil, por ejemplo, sí notamos un mayor incremento de las ventas digitales, pues son libros sin ilustrar y más fáciles de exportar a otros formatos. El digital también ha supuesto un cambio importante en cuanto al diseño y maquetación, puesto que la presentación de un libro no depende únicamente de las elecciones gráficas del editor, sino de los dispositivos desde los que se accede al contenido. Este, sin embargo, sigue siendo la esencia del libro. 

"Editores, maquetistas, diseñadores, ilustradores, correctores, impresores, comerciales, libreros... Diría que el alma de nuestro sello son ellos, las personas que trabajan para crear un libro junto a los creadores (autores, ilustradores y traductores)"

 ¿Las nuevas generaciones demandan realmente los productos editoriales existentes o se los imponemos un poco los adultos?

Los editores vamos adaptando nuestros catálogos a los gustos de nuestros lectores, y debemos estar muy al día de las tendencias que surgen. En ciertas edades, son los jóvenes quienes eligen las lecturas que más les interesan, pero es cierto que en los primeros años y en la etapa de Educación Primaria los docentes y padres juegan un papel muy importante como prescriptores. Por eso también debemos pensar en ellos a la hora de elaborar nuestro catálogo, e intentar ofrecer lecturas de calidad que resulten atractivas. Esa combinación es la clave para crear lectores. 

¿Qué libros han calado más en el público? ¿Podrías distinguir, si es posible, entre el público infantil y juvenil, los docentes y los padres?

Hay muchos títulos y de diverso tipo. El año pasado, por ejemplo, tuvieron mucho éxito las distintas ediciones del Quijote que lanzamos con motivo del cuarto centenario de la segunda parte, así como los libros de la película Minions. Otro personaje muy popular entre los jóvenes es el detective Flanagan. Entre los docentes, sin duda las ediciones de clásicos (adaptados e íntegros), y también autores de literatura juvenil actual como Ana Alcolea, Jordi Sierra, Emilio Calderón... 

¿Qué aporta un buen libro?

Un buen libro enriquece nuestra visión del mundo y de las relaciones humanas. Debe hacernos sentir diferentes después de leerlo. 

¿Cuál es tu papel como editor? ¿Qué criterios tienes en cuenta en tu trabajo?

Mi papel fundamental es elegir qué libros se publican, y coordinar a todo el equipo editorial para cumplir con el plan de publicaciones que nos fijamos cada año. En la selección de los títulos utilizamos diversos criterios, dependiendo de lo que busquemos en cada caso: literarios, educativos, comerciales... Generalmente, la decisión de publicar o no una obra es una combinación de estos criterios, en partes más o menos iguales. 

"Cada lector elige la opción que prefiere, aunque el papel todavía sigue siendo predominante"

¿De qué obras en las que has intervenido te sientes más satisfecho?

De aquellas que han llegado a más lectores, por un lado, y de las que han recibido reconocimientos, por otro. Estos dos acontecimientos no siempre coinciden, pero cuando sucede, supone una gran alegría para el editor. Es señal de que uno ha acertado.

¿Se aprende más de los éxitos o de los fracasos? ¿Recuerdas algunos de ellos?

Yo creo que se aprende más de los fracasos, ya que los éxitos no son fáciles de replicar. Intervienen tantos factores que es imposible elaborar una fórmula científica. Una vez oí a un editor decir que le gustaba tener a la vista, en su lugar de trabajo, aquellos libros en los que había fracasado. Me parece una buena idea para intentar mejorar día a día, y no repetir los mismos errores.

¿Tienen algo en común vuestros últimos éxitos editoriales y/o premios recibidos?

Me alegra comprobar que algunos de los últimos libros que mejor han funcionado sean también textos de calidad, como Prohibido leer a Lewis Carroll, que ganó el Premio Nacional en 2014 y sigue siendo un éxito de ventas, o Escarlatina, Premio Nacional en 2015 y también un éxito de ventas. 

"Yo creo que se aprende más de los fracasos. Una vez oí a un editor decir que le gustaba tener a la vista, en su lugar de trabajo, aquellos libros en los que había fracasado"

¡Tenéis una página web estupenda! Con apartados como Novedades, Colecciones, Catálogos, Premios, Ebook, Autores (¡más de 1500!), Para el aula (con varios planes lectores), un Blog que incluye algunas guías de lectura muy cuidadas... Y todo, dividido, a su vez, por tramos de edades. ¿Podrías intentar resumirnos todo este pequeño cosmos educativo?

En nuestra página web intentamos ofrecer a nuestros lectores y prescriptores toda la información y los materiales que consideramos que les pueden ser de utilidad (guías de lectura, fragmentos de los libros...). Intentamos que la información sea clara, intuitiva, que la web sea una herramienta para seleccionar lecturas y encontrar otros libros que les puedan interesar. Que sea la web que nos gustaría usar si estuviéramos al otro lado de la pantalla. Tenemos un buen número de usuarios cada día, lo que nos indica que lo que ofrecemos resulta interesante, y también notamos un número cada vez mayor de seguidores en redes sociales, donde no solo compartimos información de nuestros libros, sino contenidos relacionados con la lectura, el mundo del libro, efemérides, noticias, fotografías... La presencia en internet para nosotros es fundamental, estamos en la era de los metadatos y las búsquedas, y es imprescindible hacerse visibles.

¿Qué libros, autores y personajes favoritos tuyos recomendarías a tus buenos amigos con hijos?

Siempre es difícil elegir, pero de nuestro catálogo, para primeros lectores yo recomendaría “Los libros de las estaciones” de Rotraut Susanne Berner y los álbumes de la vaca Josefina. Para lectores de 6 a 11 años cualquier título de Diego Arboleda o de Daniel Nesquens. Y para jóvenes, una serie distópica: “Desconexión”, de Neal Shusterman. De otras editoriales, sin duda recomendaría a Roald Dahl.

Eva Frutos Lucas. Periodista y Redactora Jefa de Bayard Revistas
Foto: Anaya

30/10/2016

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!