Ventajas de la siesta en niños y mayores

Horas de siesta recomendadas para los niños

Como bien sabían los romanos, la necesidad de dormir en la “hora sexta” (a primera hora de la tarde) está inscrita en lo más profundo de nuestro reloj biológico. De hecho, la siesta de entre 20 y 30 minutos, nos devuelve los niveles de alerta, nos vuelve más productivos y eficaces e, incluso, evita el mal humor.

Entre la una y las cuatro de la tarde (hora solar, no la “oficial”), nuestro organismo experimenta un descenso de temperatura que señala “la hora de la siesta”. Si, de modo episódico, algún día no hemos dormido lo suficiente durante la noche –algo habitual en vacaciones–, la siesta puede constituir un “chute” de energía.

El consejo no se aplica a las personas con insomnio crónico. “La siesta puede contribuir a la vigilia nocturna en esas personas y de hecho está desaconsejada en su caso”, explican los expertos. “De cualquier modo”, añaden, “es importante recordar que no debemos depender de las siestas para conseguir el descanso necesario. Lo importante es dormir lo suficiente para evitar acumular un déficit de sueño”.

La siesta en los niños

Te preguntarás cuánta siesta les conviene a los niños y hasta qué edad. La respuesta del Dr. Eduard Estivill, director de la unidad de Sueño de la Clínica Dexeus de Barcelona y autor del éxito de ventas Duérmete niño, se muestra tajante: “Hasta los cinco años, los niños que no duermen tras la comida pueden padecer episodios de sonambulismo y terrores nocturnos por la noche, ya que entran en una fase de sueño muy profundo.

Igualmente, la siesta evita que los niños lleguen a las siete de la tarde irritados y alterados y, en general, mejora la calidad de su descanso nocturno. Igualmente, la falta de sueño nocturno y diurno en un menor puede influir negativamente en su desarrollo físico y mental”.

Ventajas de la siesta en niños y adultos

Fases del sueño

En realidad, desde que te acuestas por la noche hasta que te levantas por la mañana atraviesas varias fases:

  • Despierto. Es totalmente normal estar despierto durante breves periodos a lo largo de la noche.
  • Estadio dos. Tus músculos se relajan; tus ondas cerebrales se ralentizan, aunque experimentes repentinos brotes de actividad cerebral. En esta fase, te pasas la mitad del tiempo durmiendo. 
  • Estadios tres y cuatro. Se instala el sueño profundo. 
  • Sueño REM. Los músculos dejan de moverse totalmente. La respiración y los latidos se hacen rápidos e irregulares; la tensión arterial se hace variable; los ojos se mueven rápidamente en brotes de actividad.

Si te despiertas durante la fase de sueño REM, recordarás los sueños vívidamente. A lo largo de la noche, pasamos continuamente de una fase a otra, en ciclos que pueden durar de 70 a 90 minutos.

A menudo, dormir bien una noche entera es suficiente para recuperar el ritmo perdido. Los problemas aparecen cuando el insomnio crónico produce un déficit serio de sueño. Y es que la falta de sueño crónica puede generar graves consecuencias. A largo plazo, puede afectar seriamente a la salud física y mental.

Horas de siesta recomendadas por los pediatras

  • 4 meses: 3 siestas - 4 a 6 horas de siesta 
  • 6 meses: 2 siestas - 3 a 4 horas de siesta 
  • 9 meses: 2 siestas - 2,5 a 4 horas de siesta 
  • 1 año: 1 ó 2 siestas - 2 a 3 horas de siesta 
  • 2 años: 1 siesta - 1,5 a 2 horas de siesta 
  • 3 años: 1 siesta - 1 a 1,5 horas de siesta 
  • 4 a 5 años: 1 siesta - 0,5 a 1 horas de siesta

Marisol Guisasola. Periodista especializada en salud

Comentarios (1)

19 feb 2013 02:15 CLARI

Gracias por su dato, mi duda es si es mucha la diferencia si la siesta lo hace a las 11am casi 2 horas y de ahí no duermen hasta las 7 y 30 pm hasta el día siguiente.

Artículos relacionados