Significado de la tradición de los adornos de Navidad

Por qué ponemos el árbol de Navidad o adornamos con acebo

¿Por qué adornamos la casa con acebo? ¿De dónde nos llega la tradición de poner el árbol de Navidad? Las tradiciones que respetamos año tras año tienen, en su mayoría, una larga historia, y otras, mucha menos de lo que imaginamos.

En Navidad existen muchas costumbres y rituales que se van pasando de padres a los niños desde hace generaciones, pero muchas veces no nos preguntamos por qué lo hacemos o de dónde vienen. Te lo contamos.

Tradiciones Navideñas de poner adornos

Tradiciones navideñas de adornar la casa

Acebo
Como el muérdago, es una planta perenne, que permanece verde cuando la mayoría ha perdido las hojas, razón por la que en la Antigüedad tenía carácter sagrado. La tradición aconsejaba colgar ramas de acebo en el umbral de la puerta de las casas para alejar a los malos espíritus. En la actualidad es una especie protegida.

Adornos
Aunque los adornos que decoran el árbol de Navidad, tal como los conocemos hoy, fueron creados en el siglo XVIII por los sopladores de vidrio de Bohemia, son una evolución de los elementos con que los pueblos primitivos adornaban sus árboles sagrados, de los cuales han heredado su simbología. Las luces, sustitutas de las velas, representan la purificación, la luz del mundo (Cristo); a la herradura se le atribuye el poder de proteger; las campanas significan júbilo y tienen, también, función purificadora y protectora; las estrellas atraen la felicidad doméstica; las bolas y manzanas son signos propiciatorios de la abundancia, y las piñas, símbolo de inmortalidad.

Árbol de Navidad
Para muchos pueblos de la Antigüedad, el árbol –de Navidad especialmente, el roble– representaba a los espíritus de la Naturaleza y era objeto de culto como símbolo de fecundidad e inmortalidad. Las tribus germánicas celebraban hace 2000 años el solsticio de invierno alrededor de un abeto, que iluminaban en un rito ancestral que representaba el fin de los días cortos y las noches largas. Actualmente se ponen los regalos para los niños a los pies del árbol.

A mediados del siglo VIII de nuestra era, el rito se cristianizó. Hay constancia de que en el siglo XVI la costumbre del abeto de Navidad estaba arraigada en Alsacia. La tradición llegó a Inglaterra en el siglo XVIII y se popularizó durante el reinado de la reina Victoria. Más tarde se extendió a otros países, como Francia o Estados Unidos. En España empezó a popularizarse en los años 60 del siglo XX.

Muérdago
Es una planta parásita de los pinos y los robles, con propiedades curativas y muy ligada a la mitología celta. En los países anglosajones, el muérdago se coloca en las puertas de las casas para dar buena suerte. Otra tradición afirma que abrazarse bajo una rama de muérdago la noche de fin de año procura felicidad y fertilidad.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados