Las mejores mascotas para los niños

Los animales que se adaptan mejor a las personas

“Los niños han de ser conscientes de que la mascota depende de ellos. Animales como los pájaros, peces, tortugas y hámsteres se adaptan a vivir en un piso siempre que dispongan de un alojamiento (jaula, acuario o terrario) que reúna las condiciones necesarias y específicas para cada especie.

Estas mascotas se acostumbran a convivir con personas pero no se crean vínculos afectivos entre ambos. Los perros y gatos también se adaptan perfectamente a vivir en un piso (sin olvidarnos, en el caso de los perros, de que necesitan salir) y, sobre todo, se adaptan a la convivencia con las personas creándose, en la mayoría de los casos, una relación muy estrecha entre mascota y propietario.

Las mejores mascotas para los niños

Preparar a los niños para cuidar a un animal

Los niños deben tener claro que cuidar a un animal es, ante todo, una gran responsabilidad. Tener una mascota no es solo jugar con ella, también hay que darle de comer, limpiar su jaula o terrario, sacarla a pasear, etc. Deben ser conscientes de que el animal depende de ellos. Los padres tienen que asumir que, aunque sus hijos se comprometan a cuidar al animal, ellos deben supervisar dichos cuidados y, en muchas ocasiones, tendrán que hacerlo ellos mismos.

Un perro, sobre todo, necesita sentirse querido por su propietario. Necesita pasar tiempo con él, ya sea jugando, paseando o, simplemente, tumbado a su lado en el salón. Además, el perro es un animal de manada, lo que quiere decir que no le gusta pasar mucho tiempo solo. El gato, por el contrario, es un animal mucho más independiente y, aunque en determinados momentos exija mimos por parte de su propietario, necesita sentir dicha independencia para sentirse feliz y querrá que le dejen en paz. El peligro en el trato a los animales es pasarse o no llegar,

El equilibrio posiblemente esté en proporcionar a nuestras mascotas una buena calidad de vida pero sin olvidarnos de que son animales, por lo que no debemos tratarlos como personas ni esperar que ellos se comporten como tales. 

Animales exóticos y los niños

Son animales bastante delicados que requieren unas condiciones ambientales muy específicas para sobrevivir y, en numerosas ocasiones, no las tienen cuando viven en pisos como mascotas. Esto origina que en las consultas veterinarias se atiendan iguanas, camaleones, etc., en muy malas condiciones de salud.

Por ello, antes de adquirir una de estas mascotas es fundamental informarse sobre sus necesidades y, realmente, considerar si se van a poder cubrir. Además, tenemos que ser conscientes de que algunas especies pueden llegar a ser peligrosas si hay niños o bebés en casa. 

Elisa González. Veterinaria

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados