Disfrutar con los niños de la nieve

Las primeras experiencias de los niños en la nieve

Ruido apagado de pasos, paisajes metamorfoseados, deditos y naricitas heladas... La nieve lo transforma todo. Es un gran descubrimiento para los niños y las niñas, sobre todo, las primeras veces que ven nevar y pueden jugar en la nieve.

Los niños no pueden resistirse a tocar y probar ese elemento nuevo. Pero, a la larga, la sensación de frío no es agradable y puede ser dolorosa: el niño tiene que aprender a no quitarse los guantes y ponerse a caminar sobre la nieve blanda no es como hacerlo sobre el suelo duro. Además, cuando un adulto se hunde en la nieve hasta los tobillos, al niño la nieve le llega hasta las rodillas.

Cómo disfrutar con los niños en un día nevado

Las primeras experiencias de los niños en la nieve

La nieve transforma profundamente nuestras percepciones. En el silencio que acompaña a la caída de la nieve, hay una cierta “amortiguación acústica” que cambia nuestra percepción del espacio y de las distancias. Además, la nieve, al cubrirlo todo, convierte lo gris o negro en un blanco luminoso y, por contraste, ese blanco hace que destaquen formas y colores.

Para un niño, estas primeras experiencias son cuestionables y suponen dificultades nuevas que tiene que superar. El placer que la nieve nos proporciona a los adultos nos hace olvidar el miedo y el sufrimiento que puede provocar en el pequeño.

Pero ¿por qué no transformar esa dificultad en algo positivo? Lo realmente interesante es que todo cambie. Y a los padres nos gusta ofrecer a nuestros hijos la ocasión de hacer nuevos descubrimientos. Un rato de juegos y risas, o la construcción de un muñeco de nieve se convierten entonces en promesas de placeres compartidos y muy deseados.

La nieve no dura mucho. ¿Por qué no aprovechar la ocasión para hacer que el niño se fije en la diferencia entre el “antes” el “durante” y el “después” y ayudarle a integrar esas nociones en sus percepciones de la vida?

A través de los diferentes estados que puede adoptar la nieve, el niño descubre también su transformación en agua y el paso del agua al hielo. ¡Qué grandes misterios! 

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados