Ayudar a los niños a elegir los regalos de Reyes

Cómo hacer la carta a los Reyes Magos de los niños

A partir del mes de noviembre, los juguetes están en todos lados: en la publicidad de la televisión, en los catálogos, en las interminables estanterías de las grandes superficies...

Los niños lo quieren todo y no consiguen decidirse. Los padres queremos darles gusto, pero no estamos de acuerdo con todo lo que piden. Os ofrecemos unos consejos para que tratéis el tema con ellos y hagáis la mejor elección.

Ayudar a los niños a escribir la Carta a los Reyes Magos

Cómo ayudar a los niños con los regalos de Navidad

En nuestra sociedad de consumo, todo está pensado para despertar el deseo de poseer. Nos presentan objetos de ensueño, idealizados por la publicidad: ¡todo nos atrae! “Sobre todo a los niños y niñas de 7 u 8 años que aún no han alcanzado el principio de realidad, subraya Geneviève Henry, psicóloga de niños y adolescentes.

Aún están en el principio de placer, que busca la satisfacción inmediata. Lo que ven les atrae forzosamente. Y todo es posible...”. Porque los niños, antes de los 10 u 11 años, no tienen una idea demasiado precisa del valor de las cosas, del precio que puede costar un regalo. Lo quieren todo. Y los padres no saben muy bien cómo “manejar” la Navidad.

¿Hacer una lista de regalos”? Al principio, ponemos mala cara: ¡ni que fuéramos a ir a la compra! Sin embargo, la lista tiene ventajas. Primero, permite al niño escribir todo lo que quiere pedir. ¡Qué divertido! “Después, ahí estamos nosotros para enseñarle a escoger, a jerarquizar, indica Geneviève Henry, en función de su edad, del interés de los juegos, de lo que ya tiene...

Y para ayudarle a plantearse grandes preguntas: ¿qué quiero de verdad? ¿Qué es lo que más me gusta?”. Otra ventaja de la lista es que, con ella, el niño se toma su tiempo. “Los niños están siempre en el “ya”, en lo inmediato, constata Geneviève Henry. La lista les permite pensar, hacerse preguntas, descartar... Así aprenden a diferir”.

“Orientad a vuestro hijo hacia los juegos que le mantienen activo, sugiere Geneviève Henry, que le permiten desarrollar su creatividad o su sociabilidad”. Los juegos electrónicos encierran al niño en una burbuja, en un mundo virtual. Hay que hallar el equilibrio entre los juegos solitarios, los juegos de sociedad y los juegos de exterior. “

Algunos padres están en contra de determinados juguetes, subraya Geneviève Henry, porque los consideran demasiado violentos o contaminantes. Si es así, hay que imponer el respeto a esos valores, aunque el niño sufra una decepción”. Lo esencial es hablarlo con antelación. A veces, consideramos que el niño es demasiado pequeño para recibir un determinado juguete, o algo de ropa o cualquier accesorio. En ese caso, podemos prometerle que lo tendrá más adelante.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados