Niños rebeldes y respondones

Qué pueden hacer los padres ante la rebeldía de los hijos

La forma que tienen los niños de manifestar sus sentimientos de rebeldía es diferente en cada edad. Cuando son bebés terminan por adaptarse a nuestras costumbres y exigencias, pero cuando son un poco más mayores las cosas cambian. Son varias las causas que provocan situaciones no demasiado favorables para el equilibrio psicológico y emocional de nuestro hijo. Aquí encontrarás pautas para actuar ante conductas de niños respondones y rebeldes.

Casos de rebeldía en el niño

Niños rebeldes y respondones

A veces el nacimiento de un nuevo hermano desencadena sentimientos de celos y de envidia, o la separación de los padres provoca un sentimiento de inseguridad debido a la necesidad de cariño o protección. En ambas ocasiones, las respuestas del niño pueden ser inapropiadas e incluso agresivas, ya que necesita defenderse. Otras veces, ante un cambio de colegio, de casa o de ciudad, el niño se comporta de manera extraña, está irritable; los padres no asociamos esta conducta al acontecimiento en sí y pensamos que una mudanza a una nueva casa y con una habitación más grande será lo mejor para él, dejando en cierta medida de lado sus sentimientos, sin darnos cuenta de la identificación que tiene el niño con el colegio, la casa o la ciudad anterior. También los desacuerdos entre los padres en lo que respecta a la educación, las desautorizaciones entre ambos y la falta de unos límites claros inducen al niño a una confusión interior, llegando a responder de forma agresiva o con reproches.

Cómo actuar ante conductas rebeldes en el niño

Cuando nuestro hijo es muy pequeño, debemos comprender que su agresividad se encuentra motivada simplemente por la incapacidad para controlar sus impulsos: aún no sabe canalizar correctamente sus enfados y no debemos preocuparnos en exceso. El negativismo de los dos o tres años es una etapa clave en la que el niño dice “no” a cualquier propuesta que se le hace, aunque luego la acepte. Este momento indica que está esbozando su propio “yo” y su propia personalidad: trata de comunicar que él tiene sus propios deseos y que éstos solo le corresponden a él.

Más tarde, a los cuatro, cinco o incluso seis años, el niño ya ha incorporado a su forma de vida una serie de normas básicas y hábitos… Ha superado crisis de rebeldía producto de autoafirmaciones, y le gusta mandar y alardear para manifestar su autonomía, a la vez que se enfada ante los fracasos. En las edades intermedias, las influencias de los grupos sociales son significativas, y la clave más importante del éxito y de la felicidad en su vida pasa por tener una buena imagen de sí mismo. Se preocupa mucho de saber si está actuando de forma correcta y, cuando está convencido de lo que quiere hacer o decir, es capaz de desafiar la autoridad de sus padres. En la adolescencia surgen etapas de desorientación: realmente, existe una crisis de identidad. La mayoría de los adolescentes protesta cuando se los considera niños o incluso cuando se utiliza el término “adolescente” para referirse a ellos, aunque en su fuero interno acepten que todavía piensan y actúan como tales. De alguna manera, saben que son pequeños para algunas cosas y mayores para otras…

Niños que protestan ante las normas de los padres

En muchas ocasiones queremos que nuestro hijo haga una cosa mientras él prefiere dedicarse a otra distinta. Sabemos que encontraremos una resistencia inicial por su parte en forma de protesta. Pero hemos de tener en cuenta que la protesta es utilizada por los niños para distraernos de nuestra tarea de poner límites. Lo mejor que podemos hacer es ignorar los reproches, excusas, quejas y arrebatos, pues, independientemente del tipo que sean, no son en realidad más que llamadas de atención que ellos utilizan.

Por el contrario, hay que hacerlos ver que ésa no es la mejor vía para conseguir sus propósitos, pues nosotros hemos tomado la decisión que consideramos correcta para ellos. Además, nos mostraremos firmes y dispuestos a repetir la orden aunque parezcamos un disco rayado. En contrapartida, le ofreceremos incentivos positivos y agradables en lugar de amenazas. Además, aprovecharemos los ratos que estemos calmados para sentarnos a dialogar sobre aquellas cosas que más le cuesta hacer, estableciendo planes activos de resolución de conflictos en los que él pueda participar aportando ideas para aplicarlas después con nuestro consentimiento, pero según sus propios métodos.

Qué hacer cuando el niño contesta

1.- Nos mantendremos al margen y no corresponderemos con enfado al enfado de nuestros hijos.
2.- Le recordaremos que nos preocupamos por él y que ese comportamiento no es el apropiado: “Te quiero mucho, pero no me gusta cómo me estás contestando”. También podemos utilizar el humor: “Bueno, bueno, ¡vaya palabritas que estás diciendo!, ¿eres tú el que habla?”
3.- Le explicaremos lo que esperamos de él: “Puedes decir que estás enfadado sin necesidad de contestar así”.
4.- Le daremos un tiempo para pensar: “Reflexiona un poquito antes de seguir diciendo esas cosas”. Si nosotros nos alteramos, es conveniente que también nos tomemos un rato para reflexionar hasta que nos hayamos calmado y recuperemos el control de la situación. 5.- Estableceremos unas normas básicas para solucionar el problema de las malas contestaciones: “Ahora hablemos de lo que ha sucedido hace un rato. ¿Qué se te ocurre para que no vuelva a pasar?”

Consejos para padres de niños rebeldes

1) Cuando nuestro hijo nos pida las cosas de malos modos, no debemos cumplir sus deseos por mucho que grite, hasta que lo diga correctamente. A veces el niño está perdido y lo que necesita es una simple orientación; podemos intentar enseñarle, a través de los cuentos o de las historias inventadas por nosotros mismos, el valor del respeto hacia los demás y hacia las otras opiniones. De esta forma iremos consiguiendo que nuestro hijo vaya ganando en flexibilidad y tolerancia a medida que crece.
2) Si nosotros le contestamos mal cuando no responde a nuestras expectativas, lo más probable es que nuestro hijo termine por hacer lo mismo por pura imitación. Debemos evitar confundirle con mensajes contradictorios: “contestar está mal y papá y mamá tampoco lo tienen que hacer”.
3) Si el niño sigue contestando y esta vez sucede en un lugar público, nos mantendremos al margen y después, cuando lleguemos a casa, hablaremos en privado de manera más calmada, afrontando el problema con tranquilidad, sin espectadores y acordando reglas de conducta.
4) Una buena forma de erradicar las contestaciones desagradables, especialmente si se prolongan durante un tiempo, es elogiar la conducta contraria y alabar a nuestro hijo cada vez que se comporta de una forma agradable y correcta.

Ana Roa. Pedagoga y profesora de Educación Infantil.

Comentarios (14)

24 oct 2016 05:03 Marcela

Muy buenos consejos.

15 mar 2016 20:51 Esther

Tonterías. Le mandas callar por conetstón y le dices que ya nunca le darás lo que pide por el tono empleado. Si repites, le das un buen bofetón. No te odiará siempre, aprenderá la lección y te seguirá queriendo sin dejarle ningún trauma en la autoestima. Se lalma acci´`onr eacción,e s un método probado durante siglos en todas las culturas y en los mejores colegios británicos donde se estudia disciplina. Todos hemos agardecido a nuestros padres esa enseñanza a tiempo y les queremos y cuidamos en su vejez con más devoción que nunca los hijos de la eterna comprensión y buenas palabras de los padres tibios de ahora harán con los suyos. No conozco a ningún hijo chuleta que haya dejado de ser un tirano con las palabras comprensivas de sus padres ni ignorándole cuando le desafían, le castiguen de verdad. Él busca los límites a tu paciencia, no quiere entender las normas, sencillamente que se las impongas por la fuerza o saltárselas. Es como decir que le vas a explicar a los contribuyentes que es bueno pagar a Hacienda. SI no hay multas y te amenazan con embargarte bienes y salario pues no pagas. Dejemos de ser memos. Todos los niños de la comprensión que conozco son unos perfectos memos maleducados que luego creen que su jefe va a tener la misma paciencia que sus padres en la oficina y descubren que cuando se oponen a sus órdenes, ay, jo, que les echan a la calle. La disciplina y la jerarquía son reglas del comportamiento social que se aprenden en la familia.

07 mar 2016 13:17 Anonima

Hola me llamo Naiara,
Tengo pareja desde hace 5 años y el tiene 2 niños. Una niña de 9años y un niño de 6,son de parejas diferentes. El problema es con el niño.Cuando esta con nosotros los fines de semana y la mitad de las vacaciones nosotros creemos que el niño se porta bien,a veces se pelea con la hermana pero tambien se rie con ella,creemos que son cosas normales porque suelen ser peleas por los juegos. Lo unico que el niño tiene la mala costumbre de mentir.Cuando esta solo con nosotros sin la hermana el niño se porta muy bien,lo unico que demanada es jugar. El problema es cuando esta con la madre,a ella la contesta,hace lo que el quiere y aunque la madre le castigue dejandole sin jugar el sigue haciendo lo mismo,bueno esta iendo a peor.En el colegio tambien tiene problemas,los profesores incluso la orientadora dicen que el niño se porta muy mal,que contesta a los profesores,que no hace caso,no se esta quieto,habla todo el tiempo,hace payasadas...un ejemplo que pusieron en el colegio fue que los alumnos hicieron un mural para poner en la pared y cuando lo terminaron el hijo de mi pareja fue y rayo todo lo que los niños hicieron y lo hizo sin tener motivos aparentes.En el colegio han advertido a la madre que como el niño no cambie cuando sea mas mayor va a ser de los que pegan a sus madres,y eso es para preocuparse y mucho. Hace unos pocos dias se porto tan mal en casa y en el colegio que a la madre del niño le dio un ataque de ansiedad y acabo en urgencias,la tubieron que dar una pastilla para relajarla y mientras tanto el niño estaba tan tranquilo. Otro ejemplo es que a la tia del niño se le murio una gatita y el niño a pesar de saberlo siempre se pone en casa de su tia a decir su nombre.Le han dicho muchas veces que pare porque les duele que haga eso y el hace caso omiso.Nose si podra ayudarnos,aconsejarnos o decirnos quien podria guiarnos. Espero su respuesta poruqe nos preocupa mucho la situacion

15 feb 2016 20:22 yeka

Hola yo tengo dos niños una de 10 años y el niño tiene 5 pero este año a sido muy pesado se han vuelto muy rebeldes y me contestan de todo la niña se me a puesto a gritarme al grado de enfrentarme ella era muy tranquila hacian sus tareas pero ultimamente no quiere hacerla solo quiere andar en la calle con amigas y me contesta de mala gana de todo se molesta y hace las cosas que le pido cuando ella quiere el niño solo la ve y quiere comportarse igual los regaño y castigo y solo estan bien uno o dos dias y vuelven a lo mismo eh visto como ella aconseja al niño aparte que tambien le da por pegarle

20 oct 2015 20:07 nayeli

me apoyo

29 abr 2015 01:51 Paola Martinez

Hola tengo 2hijosniña de5años niño2 la niña es muy pila es la mejor del salon en el cole es muy cariñosa pero en la casa alega no hace caso rébelde agresiva patea las cosasy no se q aser la e castigado con lo q mas le gústa y cambia.pero despues se comporta peor y no se q mas hacer

18 abr 2015 20:42 jose angel

hola, soy padre de un niño de 7 años, es un niño muy pero muy inteligente, extovertido, amigable con sus compañeros, pero tengo un problemita que me gustaria compartir con ustedes y espero me ayuden, se distrae mucho en clase, e interrumpe a sus compañeros cuando estan trabajando en el salon y deja de hacer sus labores, no se como hacerlo entender, dialogo mucho con el en casa, pero cuando va a clase hace lo contrario de lo que trato de corregirlo.... gracias.....

20 mar 2015 01:59 Alejandra Villalobos

Buenas noches: soy madre de 4 hijos dos de ellos adolecentes y dos mas; una en la primaria y otra en el kinder. Ambos trabajamos y ultimamente he tenido mas problemas con la mas pequeña, es muy brillante pues es la única niña de su salon que sabe leer, sumar y restar pero tiene un caracter muy dificil quisiera saber que puedo hacer para controlarla ya que este comportamiento dificil lo ha tenido desde la guarderia. Agradezco si me pueden apoyar con sus comentarios.

28 ene 2015 12:25 Silvia

Soy coach educativo. Puede escribirme a silviaortscivera@gmail.com

14 ago 2013 05:22 Ingrid

me gusto mucho el articulo muy claro y con opciones para solucionar la situación

22 may 2013 21:43 María

Hola Marianet, no has dicho en tu mensaje a qué niño regañas. Imaginemos que regañas a los dos: como bien dice el contenido del texto anterior, si regañas al niño constantemente no obtendrás ningún beneficio de ellos. Lo que debes hacer es ponerle los límites claros: "la casa de la abuela no es un parque de atracciones, es una casa y ¿qué se hace en las casas? ¿se salta?no, ¿se corre por los pasillos? no..." Para que esto tenga efecto puedes hacer un juego de imitación con ellos: hazles ver cómo deben caminar por el pasillo y pídeles amablemente que lo repitan. Cuando estén caminando, elogiales su buena conducta "anda, mira, que bien sabes caminar por el pasillo de casa de la abuela, sí, así se camina muy bien, ahora yo, ¿camino bien? ooo los 3 caminamos bien..." También puedes mostrarle tus sentimientos :cuando jugáis "mal" en casa de la abuela me pongo triste pero si lo hacéis bien todos estaremos contentos. O "si jugáis mal en casa de la abuela nos tendrmeos que ir, porque no os estáis comprtando bien, yo no quiero irme porque quiero estar aquí, por favor debéis comportaros bien" . Debes explicarles que tantas prohibiciones no significa que no puedan jugar, lo que no pueden es jugar mal, y le pones ejemplos de cómo es jugar bien y cómo es jugar mal, y les preguntas ¿cómo debéis jugar?
De esta forma los límites están claros y si no los cumples puedes irte de casa de la abuela, pero sin necesidad de reñir, sino debido a su mal comportamiento. Y no hace falta enfadarse...
Espero que esto te sirva de algo. Suerte con tus hijos y pacienciaaaa

21 may 2013 04:02 Marianet ocampo

Me gusta mucho su pagina ya que todas las actividades y consejos son muy acertados, Gracias.. en el tema de los niños rebeldes me gustaría que me orientaran tengo 2 niños uno de 6 y de 2 años juegan muy pesado el grande lo trata como si estuvieran de la misma edad y el pequeño siempre termina llorando pero también busca el juego pesado, la casa de la abuela creen que es un patio de juegos los regaño fuerte y mi solución es regresarnos a nuestra casa, necesito su ayuda porque no quiero lastimar a mi hijo emocionalmente con puros regaños, no hay día que no lo regañe ya sea por la tarea o porque se porta mal o le pega a su hermano.....por favor Oriéntenme.

22 abr 2013 19:16 teodora leandro

Hola mi nombre es teodora y tengo un niño d 15 años. Últimamente. Se me esta poniendo. muy rebelde y ya no se que aser. Ni adode recurrir. Si alquiler me pudira alludar o darme inpormacion sobre el tema

25 feb 2013 07:34 Jimmy

Buenos Reflejos!!! JL

Artículos relacionados

  • Niños y niñas desobedientes

    Niños y niñas desobedientes

  • El castigo a los niños y sus alternativas

    El castigo a los niños y sus alternativas

  • Educar a los niños sin perder los nervios

    Educar a los niños sin perder los nervios