Miedo al fracaso de su fiesta de cumpleaños

Antes de iniciar los preparativos, hay que hablar con el niño o la niña sobre la fiesta y plantearse las preguntas adecuadas.

¿Una fiesta para hacer qué?

¿Vuestro hijo tiene miedo de que su cumple sea un fracaso si no ofrece a sus amigos una fiesta “excepcional”? Aunque los cumpleaños se celebren en lugares y de modos cada vez más sofisticados, hay que aclarar lo esencial. Un cumpleaños es un acontecimiento importante en sí mismo: ¿con quién quiere compartirlo? ¿Y qué quiere hacer con sus amigos? Antes de los 10 años, la fiesta ideal suele ser la que alterna juegos organizados, preparados con antelación, y momentos de libertad para que los niños hagan lo que quieran. ¡No os compliquéis!

¿Cuántos y quiénes?

¿A vuestro hijo le preocupa que no vengan muchos amigos a la fiesta? La solución no está en invitar a toda la clase para tranquilizarlo. Todo lo contrario: si el grupo es demasiado grande, se divide en pandillas y la fiesta puede ser muy heterogénea. ¿No es mejor que se rodee de un grupo más íntimo, unido por el auténtico placer de jugar juntos? Pedidle que piense en sus amigos: tiene que ser él quien escoja los niños con los que se siente más a gusto. Y vosotros tenéis derecho a poner un límite al número de invitados, por una cuestión de organización.

En casa o fuera

Si organizáis la fiesta en casa, es importante delimitar los espacios: los invitados no tienen por qué explorar todas las habitaciones de la casa. De hecho, esa limitación es buena para el desarrollo de la fiesta: el grupo se desperdiga menos y funciona mejor. Al empezar la fiesta, tenéis que dejar claro qué lugares están prohibidos. Los niños están acostumbrados a las reglas y lo encontrarán normal. Si preferís llevarlos fuera, escoged un jardín público, cerca de vuestro domicilio. Preparad juegos colectivos y regresad a casa cuando se hayan desfogado, para compartir juntos la merienda. Sophie Coucharrière

Comentarios (1)

24 oct 2016 01:13 Raiza Quintero

Buenas noches, es excelente la información que he obtenido en los correos que me han enviado, gracias

Artículos relacionados

  • Los niños ante las pantallas: ¿funciona...?

    Los niños ante las pantallas: ¿funciona...?

  • ¿Por qué mi hijo se chupa el dedo?

    ¿Por qué mi hijo se chupa el dedo?

  • Cómo acompañar a un hijo con una personalidad diferente

    Cómo acompañar a un hijo con una personalidad diferente

  • Un hijo diferente de sus hermanos

    Un hijo diferente de sus hermanos

  • Las peleas entre hermanos

    Las peleas entre hermanos