Consecuencias del exceso de peso de las mochilas escolares

Problemas de espalda en niños por el exceso de peso en la mochila

La polémica sobre el peso de las carteras y las mochilas reaparece cada nuevo curso escolar. Pero, al final, ¿se consigue aligerarlas? ¿cuáles son las consecuencias del exceso de peso en las mochilas de los niños?

Cuando los niños cargan con más peso del debido diariamente ponen en peligro el desarrollo de su espalda. Numerosos estudios asocian esta circunstancia con trastornos que pueden causar un frecuente dolor de espalda a los niños.

La mcohila de los niños 

Cómo ayudar a los niños a preparar la mochila del colegio

La teoría recomendada indica que una mochila no debería exceder el 10% del peso del niño o de la niña, pero en la práctica se ha comprobado que el peso medio de las mochilas de los alumnos de 10 años es de 7,5 kilos, es decir, el doble de lo recomendado por los médicos.

La carga en la mochila se distribuye del siguiente modo: de 3 a 4,5 kilos de libros, de 2 a 3 kilos de la propia mochila o cartera y 2 kilos de material. El resultado es que el 90% de los padres se declara preocupado por el peso excesivo de la mochila de sus hijos. Pero ¿qué se puede hacer de forma concreta para remediar este problema que recae sobre los hombros de nuestros hijos?

Lo primero que podemos hacer es enseñar a nuestro hijo a preparar bien la mochila, a escoger y a priorizar el contenido en función de las asignaturas del día.

Al principio, tenemos que ser nosotros los que preparemos las mochilas la víspera, siempre con el niño. Es su mochila, su universo, y hay que respetarlo. Por eso tiene que ser él quien la vacíe al final del día y el que la llene para el día siguiente.

Entonces podemos repasar con él las asignaturas de ese día y las diferentes actividades, para sopesar lo que necesita, sin olvidar la ropa de deporte, por ejemplo. El objetivo es que, al final, el niño sea capaz de realizar este proceso él solo.

Además podemos complementar esta acción con el ejercicio físico, especialmente deportes como la natación, que favorecen el desarrollo de los músculos de la espalda.

Laure Dumont

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados