Dormir con el niño en la cama

Ventajas y desventajas de dormir con el niño

¿Qué es mejor, que duerma con nosotros o en su habitación?

Existe cierta controversia sobre si los niños deben o no dormir regularmente en la cama de sus padres. Algunos defienden que los niños compartan la cama con sus padres hasta que deseen tener su propio espacio. Los que no están de acuerdo presentan variedad de opiniones, desde que el bebé nunca duerma en la cama del adulto, hasta que lo haga durante el primer año, para luego trasladarlo gradualmente a su propia cuna/cama y por último, a su propio cuarto.

 

Dormir con el niño en la cama

Algunas ventajas

Muchos padres duermen con el bebé, por el temor a que necesite algo durante la noche y no le oigan; otros por comodidad, ya que durante los primeros meses el bebé necesita cuidados incluso de madrugada y evitan levantarse; y algunos también porque creen estar así más cerca afectivamente de su hijo y que éste se sentirá más querido.

Algunas desventajas

Compartir la misma cama puede resultar peligroso por el riesgo que supone que alguno de los padres, accidentalmente, se quede dormido encima del niño y le impida respirar. Además, dormir todos juntos hace que los padres pierdan privacidad y que todos descansen peor, ya que al estar más incómodos es más difícil conciliar un sueño profundo. Por otra parte, dormir con los padres le puede aliviar las tensiones del momento, pero a la larga le impide desarrollar su individualidad y seguridad en sí mismo y, a medida que van creciendo, les costará más aceptar la separación.

Sólo como excepción

Echarse alguna siesta con el niño de forma esporádica o traerlo a nuestra cama si está enfermo o se le quiere premiar con algo especial, no es perjudicial si no se convierte en costumbre. Los niños son listos y especialistas en manipular las situaciones y algo que se pensó como algo temporal o extraordinario, puede conseguir que se convierta en un hábito, y cambiarlo será muy difícil.

Examinar tus sentimientos

Realmente el bebé puede dormir en su propia cuna y cuarto desde que llega a casa. ¿Pero es realmente lo que deseáis? No hay una edad exacta ni un criterio único. Deberíais tomar vuestra decisión sopesando con objetividad lo que creéis más correcto para vuestra familia y, con las ideas claras, podréis ser firmes y coherentes en vuestras acciones. El niño en cualquier caso estará bien cuidado y se sentirá seguro y querido, si usáis un método sensible y amoroso para que duerma en su propia cama toda la noche.

Comentarios (1)

20 jul 2016 12:41 Mamen

Pues en casa dormimos con mi niño de 3 años y dormimos todos divinamente. Juntamos una cama y cada uno tiene su espacio, no nos molestamos. Duerme profundamente y nosotros tenemos privacidad siempre que queremos. Mi otro hijo, ahora de 9, durmió con nosotros hasta los 5 y luego se quiso ir a su habitación. Ni un disgusto, ni un drama ni nada, todo fluyó de manera natural y no hubo ni una lágrima. Hoy en día es absolutamente independientes. Todos muy felices y cómodos. Ah! y para la lactancia, sin duda es lo mejor, el colecho.
PD: En Japón es una práctica muy habitual y no pasa absolutamente nada con la evolución individual y social de los niños.

Artículos relacionados

  • Tu bebé no quiere dormir

    Tu bebé no quiere dormir

  • Este niño tiene sueño, canción de cuna infantil

    Este niño tiene sueño, canción de cuna infantil

  • Enseñar a dormir al bebé

    Enseñar a dormir al bebé