Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

Fiebre en bebés

Fiebre en bebés

La fiebre no es una enfermedad, sino el síntoma de la enfermedad. Es la forma que tiene el cuerpo humano de comunicar que hay un virus o bacteria rondando y, sobre todo, es un medio de defensa contra la infección.

La primera vez que tu hijo tiene fiebre, cunde el pánico y sales disparada hacia el hospital. Allí le exploran, te recomiendan paracetamol o ibuprofeno infantil y te mandan para casa: el bebé tiene un virus y la fiebre no es preocupante. Esta escena se repite constantemente en los hospitales, principalmente cuando los protagonistas son padres primerizos. Es comprensible que se alarmen cuando sus hijos tienen fiebre por primera vez, sin embargo, hay que saber que la fiebre no es una enfermedad, sino un síntoma, un método de defensa que ayuda al niño a combatir la infección.

Causas de la fiebre

La causa de la fiebre suelen ser las infecciones virales o bacterianas (resfriados, gripe, bronquitis, sarampión, etc.), aunque también se da en casos como infecciones urinarias, insolación o infecciones del oído.

Cuándo hay que ir al médico

En general, no hace falta acudir al hospital por la fiebre. Entre 38º y 40º no se considera alarmante, y el niño estará mejor descansando en casa. Sin embargo, algunas señales sí serán motivo de visita al pediatra: - Está demasiado aletargado y, si duerme, cuesta despertarlo. - Está delirando. - Sufre convulsiones. - Tiene el cuello rígido. - Tiene diarrea persistente y vómitos. - La fiebre perdura desde hace 72 horas. - La fiebre pasa de 40º.

Cómo bajar la fiebre

- Si la fiebre no es muy alta, no hace falta bajarla, basta que el niño repose y beba líquido. - Si el niño se encuentra muy incómodo y no puede descansar, tu pediatra recomendará una dosis adecuada de paracetamol o ibuprofeno infantil para bajar la fiebre. - Sumérgelo en el baño con agua no muy caliente, y enfríala poquito a poco hasta que quede tibia. - No le tapes o abrigues en exceso. - Tiene que beber abundante líquido, preferentemente bebidas frías.

0 comentarios

Avatar

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe información de las mejores actividades y planes con niños. Además, todo sobre la educación y cuidado de los hijos.


Revista del embarazo semana a semana