Lactancia materna o artificial: tú decides

Lactancia materna o artificial: tú decides

(ARTICULO REPETIDO)La leche materna es sin duda el mejor alimento para el recién nacido. Sin embargo, no todas las mujeres pueden o quieren amamantar a su hijo. La decisión es muy personal, pero tiene que ser una elección bien meditada.

Son muchos los motivos que aconsejan dar de mamar al bebé. Pero, en muchas ocasiones, por razones médicas, psicológicas, sociales o laborales no se inicia el amamantamiento, o, si se hace, se suspende precozmente. Hoy en día, la lactancia materna ya no es una cuestión de supervivencia. Alimentar al recién nacido con leche artificial es también una alternativa válida. Sin embargo, antes de elegir cualquiera de las dos opciones, es aconsejable recabar toda la información posible para tomar la mejor decisión, tanto para la madre como para el niño.

La importancia de un buen consejo

A veces, personas inexpertas aunque bienintencionadas pueden ofrecer desconcertantes consejos. «Con el pecho pequeño no vas a tener suficiente leche», «¡Gemelos!, no podrás alimentar a los dos», «Cuando empieces a darle el pecho, verás las grietas que se producen»... Afirmaciones de este tipo y el desconocimiento del proceso de la lactancia disuaden a numerosas madres de amamantar a sus pequeños. Por esta razón, hablar con grupos de apoyo a la lactancia o con el pediatra puede ayudar a que desaparezcan temores e ideas erróneas y a conocer las claves para evitar posibles molestias, de modo que la madre pueda sopesar con fundamento las diferentes alternativas.

Lactancia materna

Numerosas y prestigiosas organizaciones nacionales e internacionales, entre ellas, la Asociación Española de Pediatría (AEPED), la Organización Mundial de la Salud y Unicef recomiendan la lactancia materna como la mejor opción para alimentar a un bebé durante los 6-12 primeros meses de vida, debido a las ventajas que tiene sobre su salud. Pueden existir obstáculos, pero casi siempre tienen solución con el pleno convencimiento de la madre, paciencia y tenacidad. Generalmente, el esfuerzo recompensa tanto a ella como al bebé.

¿Por qué es buena la lactancia materna?

? Aspectos nutricionales: La leche materna contiene exactamente la cantidad adecuada de nutrientes que el niño necesita y en la forma en que los puede digerir fácilmente. Además, a lo largo de los días (incluso dentro de una misma toma), su composición va cambiando para adaptarse a las necesidades nutricionales del bebé. Por esa razón, no hay que olvidar la importancia del calostro. ? Aspectos inmunológicos: Contiene numerosos anticuerpos que protegen de infecciones durante los primeros meses de vida y, al mismo tiempo, evitan la exposición del bebé a alérgenos de otros productos lácteos, produciendo raramente alergias, con lo cual se reduce el riesgo de desarrollarlas. Por ello, es especialmente beneficiosa para los bebés prematuros. • Aspectos afectivos: Además de nutrir adecuadamente, el momento de la lactancia constituye una forma de crear un estrecho vínculo entre madre e hijo. Ambos establecen lazos afectivos a través del contacto corporal, la mirada, la respiración, los latidos del corazón, el olor, la voz tranquilizadora de la madre? • Cuestiones prácticas: El alimento está siempre disponible. No es necesario tener siempre biberones esterilizados a mano ni preocuparse de la temperatura y composición de la leche. Tampoco es preciso comprarla. • Beneficios para la madre: La lactancia quema calorías y ayuda a que el útero se reduzca tras el parto, gracias a la secreción de oxitocina. Además, hay estudios que demuestran que reduce el riesgo de padecer cáncer de mama.

Principales temores y dificultades

Incomodidades y molestias: Tanto la madre como el hijo necesitan un periodo de aprendizaje para encontrar la posición adecuada y poder disfrutar ambos del momento. La lactancia no tiene por qué doler. Si aparecen las molestias y los pezones se agrietan o las mamas se inflaman, es preciso que un médico le indique la técnica o solución más conveniente. • Mucho tiempo invertido: La leche materna se digiere más deprisa que la leche artificial, por lo que los bebés amamantados necesitan alimentarse más a menudo. Pueden llegar a mamar cada 2 ó 3 horas, o incluso menos. Resulta agotador y a muchas mujeres les preocupa además que esto les cree problemas en el trabajo o les quite demasiada libertad para realizar otras tareas. Pero pronto el bebé espaciará las tomas y logrará establecer una pauta de lactancia, de modo que otros miembros de la familia puedan darle la leche que la madre se haya extraído previamente antes de ausentarse. ? Cuidado con la dieta: Las mujeres que dan el pecho a sus hijos deben restringir la ingesta de cafeína, alcohol y otros alimentos o sustancias de sabores fuertes (por ejemplo, los espárragos). • Imprescindible una buena salud: Si bien la mayoría de las mujeres puede amamantar a sus pequeños, ciertas infecciones como el sida o la tuberculosis, enfermedades que requieren someterse a quimioterapia, adicciones como el alcoholismo y la drogadicción, así como determinados medicamentos imposibilitan la lactancia materna. También podrían tener dificultades las mujeres que se hayan sometido a una cirugía mamaria, como la reducción de senos. En caso de duda, hay que consultar con el médico.

Lactancia artificial

Cuando dar el pecho no es posible o cuando se prefiere no hacerlo, la leche artificial es también una buena elección.

Alternativa válida

Aspectos nutricionales: Fabricadas en condiciones de esterilidad, las leches artificiales cubren las necesidades nutricionales del bebé, utilizando una compleja combinación de proteínas, azúcares, grasas, minerales y vitaminas. Además, existe una gran variedad de composiciones para cubrir problemas nutricionales específicos. • Aspectos afectivos: Se puede establecer igualmente un fuerte vínculo afectivo entre la madre y su bebé, ya que las tomas siempre pueden ser un momento de gran intimidad, contacto y conexión entre ambos. Por otra parte, el uso del biberón va a permitir al padre compartir con la madre la responsabilidad y el placer de alimentarle, además de crear también un vínculo. • Cuestiones prácticas: Al poder ser alimentado por el padre u otra persona que le cuide, el bebé da mayor libertad a la madre para poder organizar su horario de trabajo, obligaciones o actividades. Además, como la leche artificial se digiere más despacio, se podrán espaciar más las tomas, de modo que el tiempo invertido será menor. • Dieta libre: Las mujeres que optan por la lactancia artificial pueden alimentarse sin preocuparse de que su dieta afecte a su bebé.

Algunos contras

Aspectos inmunológicos: La leche artificial carece de los anticuerpos que contiene la leche materna, por lo que no proporciona al bebé protección contra infecciones. Por otra parte, los biberones y las tetinas pueden producir infecciones si no se esterilizan de forma adecuada, al igual que el agua utilizada para preparar el biberón. • Digestión más difícil: Los bebés alimentados con leche artificial tienden a tener más dificultades digestivas, como gases, estreñimiento o episodios diarreicos. • Siempre cargados: Si se va a permanecer mucho tiempo fuera de casa con el bebé, hay que llevar encima las provisiones adecuadas para cuando necesite comer. • Precauciones: Además de la higiene, es importante respetar las proporciones de agua/polvo recomendadas para su preparación, con el fin de evitar problemas digestivos, deshidratación o malnutrición. Asimismo, debe verificarse la temperatura de la leche, sobre todo si se ha calentado el biberón en el microondas, porque pueden existir zonas peligrosamente calientes. También hay que tener la precaución de inclinar el biberón de forma que la tetina esté llena de leche, para evitar que trague aire. • Más cara: La leche artificial infantil suele ser cara, sobre todo si es especial, como las hipoalergénicas.

Es útil saber

• La leche materna se puede conservar y/o congelar, para dar un biberón al bebé si la madre se ausenta. • Hay mujeres que producen más leche de la que sus hijos necesitan. Es posible su donación y almacenamiento en bancos de leche. Solo existe una sede en las islas Baleares (dentro de la Fundación Banco de Sangre y Tejidos). Dichos bancos son de gran utilidad para niños con necesidades especiales. Cualquier madre que carezca de leche y cuyo bebé tenga estos problemas puede solicitarlo. • Fundación Banco de Sangre y Tejidos: www.fbstib.org

Grupos de apoyo a la lactancia

• Existen grupos de mujeres con un entrenamiento previo en lactancia, que se reúnen de forma periódica con otras mujeres gestantes y lactantes. Les plantean algunos temas como la postura, la frecuencia de las tomas, posibles dificultades y cómo evitarlas o resolverlas, y las ayudan a reconocer cuándo una situación requiere asistencia médica. Esto permite a las integrantes del grupo exponer sus experiencias y dudas, evitando que se sientan solas ante las dificultades (críticas, errores, cansancio, temores?) o que pierdan la confianza en sí mismas. Además de las reuniones periódicas, ofrecen a cualquier persona interesada asesoramiento telefónico o a través de Internet relacionado con la lactancia. • La Liga de la Leche: www.laligadelaleche.es En Madrid: Betina Gerbeau. Tel. 91 663 99 46 En Barcelona: Elena. Tel. 93 2006029 • Comité de lactancia materna (AEPED): www.aeped.es/lactanciamaterna/index.htm Virginia González

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados