Tu bebé no quiere dormir

Consejos para enseñar a dormir a tu bebé

Toca dormir, pero tu bebé se resiste. Es importante que aprenda a coger el sueño solo… ¡y sin llorar! Sigue estos consejos.

Es hora de acostar al bebé en la cuna para que pase (¿toda?) la noche durmiendo. La tensión aumenta. Sin embargo, si se crean las condiciones adecuadas para que coja el sueño, puedes llegar a convertir la hora de acostarse en un momento único.

Enseñar a dormir a tu bebé 

Dormir: un objetivo delicado

Quedarse solo en la cuna, cerrar los ojos, separarse de papá y mamá… ¿para qué? Visto así, es evidente que pasar la noche durmiendo no resulta precisamente tentador para tu renacuajo… Hay dos etapas especialmente difíciles.

A los 2 meses, el bebé descubre la alternancia día/noche y eso puede inquietarlo. Seis meses más tarde, lo que le atormenta es la angustia de la separación: ¿por qué tiene que dejaros? ¿Estaréis ahí cuando se despierte? Para despejar esos miedos hay que susurrarle palabras tranquilizadoras. Por último, conviene respetar unas reglas que le ayudarán a entregarse en brazos de Morfeo.

  • Una cuna, una bonita decoración y algunos juguetes bastan para crear un nido acogedor. Aunque no tengas espacio y debas instalarlo en vuestra habitación, reserva un rincón para él, detrás de un biombo o de una cortinita, para que aprenda a dormir solo.
  • La temperatura de la habitación no debe superar los 19-20 ºC. Si es más alta, humidifica el aire. Basta con colocar un tazón de agua sobre el radiador.
  • La cuna tiene que cumplir la normativa comunitaria vigente (UNE-EN 716-1:2008). Esta norma garantiza que el espacio entre los barrotes es el adecuado para su seguridad, de modo que no pueda pasar un pie o la cabeza y quedarse atrapado.
  • La cuna debe reservarse solo para la actividad a la que está destinada: ¡dormir! No hay que utilizarla como parque durante el día.

Ritos que favorecen el sueño

No importa si empiezas nada más llegar a casa o varios meses después: nunca es demasiado tarde para establecer el ritual.

  • El ritual se inicia mucho antes de entrar en la habitación. Bañarse, cenar, estar tranquilo… Todo ayuda a crear las condiciones ideales para que tu bebé entre en la última etapa: acostarse.
  • Una vez en la habitación, el ritual no debe sobrepasar los 5 o 10 minutos. Respétalo todas las noches. Mete al niño en la cuna, con su peluche y su chupete (si utiliza). Túmbalo de espaldas, con un pijama tipo body o un saco de dormir para bebés.
  • Los bebés pueden dormirse perfectamente en la oscuridad, no necesitan la luz de una lamparilla durante toda la noche. Oscurece la habitación, mantén una luz tamizada solo mientras le hablas suavemente al oído o le cantas una nana.
  • Ya está bien instalado con su peluche: es el momento de marcharse. Dale un beso, dile “buenas noches, hasta mañana” y sal de la habitación. No te quedes al otro lado de la puerta para comprobar si se duerme, porque puede que luche para conseguir que te quedes con él y pierda el sueño que estaba cogiendo. Y, si al despertarse en plena noche viera que ya no estás ahí, ¡sería un drama!
  • Ahora, calma, no dejes de vivir, pero evita los portazos para no echar a perder todos esos preparativos.

¿Y si llora en lugar de dormir?

  • Resiste. Aprende a ser paciente, dale tiempo para que coja el sueño él solo. Si no hay manera, entra en la habitación, sin encender la luz, para comprobar que no es culpa de un eructo, que tiene su chupete… Repítele con dulzura que mañana estarás ahí para jugar y hacerle mimos, pero que ahora es hora de dormir.
  • Espacia las visitas. Si el bebé sigue llorando, haz otras incursiones, cada vez más breves y espaciadas, para que sienta que estás a su lado. No lo cojas en brazos. Aguanta. Y, por la noche, no saltes de la cama al menor lloriqueo: a lo mejor solo se agita en sueños y puedes despertarlo de verdad.

 Pascale Garés con el Dr. Michel Lecendreux, psiquiatra infantil.

© Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios (1)

23 feb 2017 05:17 DanielS

Vale la pena unas cuantas cosquillas, en caso de que tenga aún muchas energias... de todos modos, lo mejor es que se duerma de buen humor!! Dormirá mejor y será mas receptivo a este crucial momento de su y nuestro dia!